sábado, 24 de agosto de 2019, 04:20
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Ciudad Encantada de Cuenca

|

Mañana de marzo. Bellas si las hay. "Ciudad encantada"en Cuenca recibe al hombre que la depreda como puede y la valora pocas veces como debe.


IMG 20190328 WA0029

Tiene ojos de tiempo, por eso habla en sus inusitadas formas de un paisaje Kárstico moldeado a caprichos con tijeras de viento y buriles de agua. En "Ciudad encantada "nada es casual. Es cuestión de imaginación: un ejercicio poco habitual en esta época, porque aquí el lenguaje del tiempo no conoce sustancias de pensamientos sino caprichos insondables moldeados por mares de alto nivel donde reptiles y dinosaurios se evitaban mutuamente en medio de helechos, cícadas y coníferas.Es que desovillar ciento cuarenta y cinco millones de años es tarea poco probable y con sello de imposible.


Ahora nos encontramos en medio de una profunda paz sólo rota por algunos pájaros que enmudecen a nuestro paso. Como es Primavera, algunas violetas nacen entre las rocas como escarchas azules . Uno que otro ramillete es ambarino , como esta tarde. Kas tallas son polimórficas y uno puede ver en ellas yacarés, elefantes, hongos, leones, ratones, delfines, puentes,perros y hasta los amantes de Teruel, que permanecen inmutables sin besarse ,porque el amor tiene eso fatal del "Besame, que me muero", que lo hace imposible..


Una Ilex Aquifolium ( muérdago o planta de Navidad) permanece un poco vencida pero a su costado un rebrote magnífico pinta de verde brillante el piso de caliza intensa y permisiva a nuestros pasos.. El camino es extenso y serpenteante . Algunos detienen su tiempo tomando fotos y pasan meditabundos y entregados a vivencias solitarias más profundas e insondables donde la esgrima del agua y del viento continúan acechando a la roca en su tallado que es ahora una sagrada energía mental.


No hay sino silencio de los tiempos. Aquí no hay palabras inventadas por nadie. Aqui hay testimonios de la Naturaleza de los cuales sí , pueden hablarse. Mucho se ve, como el nacimiento del Río Cuervo y Solán de Cabras y el Balcón del diablo con las hoces del Jucar entre pinos, tilos, avellanos o acebos dando cobijo a truchas. .


La industria turística le puso la fantasía en su nombre de "Ciudad encantada" , quizás también para llevarnos a ver casas colgadas de una orografía que se mofa de los siglos como lo hace el agua de una fuente que no cesa. .El circuito es un acceso a la infinita perspectiva del ojo humano: en el anverso se percibe una imagen diversa al reverso, como en la simplicidad de una moneda tallada , solo que aquí, quien posee la verdadera y multifacética imagen es el pájaro capaz de trocar la irrealidad en realidad en su vuelo de infinitas geometrías. 


Las conchillas incrustadas en su nácar translúcido dentro del corazón de la caliza nos remiten a profundidades marinas y nos permiten pensar que la tierra por la que pasamis ahora fue un fondo marino en la proyección del Periodo Cretáceo que nació luego del Jurásico marcando el fin de la era de los dinosaurios y que fue sucedido por el Período Paleógeno quien a su vez marcó el límite entre las Eras Mesozoica y Cenozoica.


De pronto, una encina de espléndido porte con sus doscientos años a cuestas nacida desde la adversidad y crecida en la tenacidad , se recorta como mensaje de vida triunfante en el cielo azul de un cobalto tan bello como estos cielis ibéricos manchegos.


El trayecto finaliza. En el suelo, una pequeña oruga transita el ancho del sendero y aunque el guía advierte sobre su peligrosidad y su exterminio en cuidado del hombre, siento una piedad infinita y entro, indefectiblemente, en la paz de esta vivencia positiva.


Escrito en Madrid el 29 de marzo de 2019. 


Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.