sábado, 24 de agosto de 2019, 04:14
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

1939-2019 convivencia, perdonar y avanzar, 80 años de decir basta

|


Perdonar pero no olvidar dice la frase de la historia cuando suceden guerras y los vencedores y perdedores se ven las caras, igual que los supervivientes y sus carceleros.


No negaré, que si por ejemplo yo hubiera vivido el Holocausto, me habría sido imposible perdonar y olvidar a quienes causaron uno de los genocidios más inhumanos de la historia. Me habría sido imposible ver a los ojos a quien me torturó y mató a mis seres queridos solo por odio, por disfrute y puro sadismo y perdonarle como si nada. Las guerras son terribles, inhumanas pero peor las guerras civiles, porque no es un odio entre naciones, sino entre hermanos, entre familias y amigos que se convierten en enemigos. Si yo hubiera vivido la Guerra Civil ¿quieren saber que habría hecho? Nada. Nada porque me habría ido en 1931 al saber lo que iba a pasar 5 años después. Hubiera preferido el exilio antes que disparar a un semejante, aún a sabiendas que este semejante quemó una iglesia, mató a Lorca, violó a religiosas o destruyó una obra de arte de un republicano. Me habría podido el odio y el rechazo por ambos bandos, por eso expongo sus crímenes en ese semejante, pero si hubiera tenido a ese semejante ante mí habría dejado que la justicia hiciera su trabajo, aunque la represión en una guerra civil es casi siempre más por venganza que por justicia. Y hablo para los dos bandos.


En una guerra civil no hay vencidos ni vencedores, hay pérdidas y odio que dura décadas y que se pasa de padres a hijos. Pero antes de la Guerra y en la República ya era así. Por eso nadie perdió el tiempo en ningún solo bando en tomarse la revancha cuando se le presentó la ocasión al producirse el Golpe del 18 de Julio del 36. En mi familia sufrimos por ambos bandos, tanto en la guerra como en la posguerra. Mi tío bisabuelo se marchó al frente nacional y nunca más volvió, no pudieron ni enterrarlo, a mi bisabuelo casi lo encarcelan por el mero hecho de ir a leer a una biblioteca de la Casa del Pueblo, fundada en la república, y un cuñado suyo estuvo preso en un campo de prisioneros ya estando Franco en el poder. Y si hay que ir a algo más reciente, bien lo digo, a un primo segundo mío a finales de los años 60 lo apresaron y lo torturaron con cables eléctricos en los pies en los sótanos de la Político-Social , por lo que cuando pudo se marchó a Italia y posteriormente a Londres.

Este es solo un ejemplo de lo que conllevó y fue en realidad la Guerra Civil. Por ello, y habiendo llegado estos 80 años del fin del conflicto me incomoda y hasta enfurece ver que todavía hay gente que pretende reescribir la historia, sobre todo la generación más joven que ha sido adoctrinada por los sectarismos. Que el bando Nacional eran unos asesinos y la República unos santos varones, falso. Allí no había ni buenos ni malos, sino animales que cometían salvajadas en ambos bandos.


Y pervive además el mito de que si una persona es de izquierdas merece que le caigan flores por donde pisa, pero si eres de derechas entonces eres alguien malvado. Yo no he rozado ni un solo extremo, nunca. Los mitos deben ser derrumbados, porque entonces no avanzaremos. Que seamos de izquierda o derecha, allá cada uno, pero nunca llegar al extremo.


Vamos a ver ¿Qué por que soy monárquico soy un facha? No. Una cosa es ser de derechas y otra es ser un facha. Y sí, soy monárquico, monárquico liberal. Creo en nuestro Rey, en la Constitución y en los derechos sociales y de las mujeres y en la convivencia intercultural . Y defiendo la democracia en la institución monárquica. Es hora de olvidar, de dejar atrás el pasado, porque la guerra acabó, la república perdió pero el Franquismo tampoco existe ya y solo quedan 4 nostálgicos. Y lo que deberíamos hacer en vez de quitar placas o cruces católicas de las escuelas o sacar a Franco del Valle de los Caídos o proponer reférendums absurdos es hacer un llamamiento a la Reconciliación Nacional al 100% por estos 80 años. Y si queremos una Memoria Histórica de verdad, se debe de honrar a las víctimas de ambos bandos, el nacional y el republicano. Porque se hicieron barbaridades por ambos bandos y deben de reconocerlo. Pero algunos jamás lo reconocerán y seguirán creyéndose con la voz de la razón cuando en realidad en una guerra civil la voz de la razón está muerta del todo.


Por estos 80 años hay que decir que ¡ basta ya! Y que las 2 Españas dejen de estar enfrentadas.










Deja tu comentario

1 Comentarios

1

El contenido de este artículo es una guía para la convivencia. Podría repetir que en mi familia se han vivido experiencias semejantes a las relatadas. En nuestra casa no existe un solo libro que trate de la guerra civil. Es algo que no debiera de haber existido y coherente con este pensamiento creo que no avanzamos nada con revolver en las miserias deleznables que se dieron en ambos bandos. Tiempo atrás se había iniciado un proceso de reconciliación, pero está visto que hay irresponsables que imitando a Penélope se han empeñado es destejer lo tejido. De cualquier postura a tomar me quedo con el epitafio de Adolfo Suárez "La reconciliación fue posible". Lástima que entre nosotros vivan profanadores de tumbas. Creo que se hace más recomendable mirar para adelante.

escrito por Rafael Llano de la Concha 19/may/19    21:35

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.