viernes, 20 de septiembre de 2019, 13:45
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El Himno Nacional Español

|

Como es bien sabido, los himnos son poemas que se cantan en alabanza de los dioses, héroes, grandezas conseguidas o valoradas. Los himnos cristianos pueden ser un buen ejemplo. Igualmente, los himnos délficos a Apolo (siglo II antes de Cristo) himno al sol, etc. Encontramos infinidad de variantes: Fúnebres, guerreros, nacionalistas, patrióticos, religiosos, sagrados, de victoria……..


La historia nos relata la afirmación de San Mateo (XXVI, 30) en la que Cristo, después de la Santa Cena, canta un himno con sus discípulos e, igualmente, San Pablo invita a los cristianos a entonarlos. Estos son algunos de los testimonios más antiguos encontrados hasta la actualidad. A Occidente llegaron en la segunda mitad del siglo IV atribuyéndose los primeros a San Hilario de Poitiers.


En realidad, el verdadero impulsor de los himnos fue San Ambrosio, obispo de Milán, creador de la himnodia en la Iglesia (397). Es difícil precisar si el si el término himnario antiguo coincide con lo que actualmente entendemos como tal. Los salmos, cantos variados y métrica de la época nos lleva a considerar una analogía común en todos ellos. Desde nuestra perspectiva actual, entendemos una etimología variada en el terreno lingüístico pero igual en el de apreciación musical.


Más consolidados aparecen en las muestras polifónicas del siglo XIII y, posteriormente, en la obra de Palestrina, Victoria, Lutero, Bach, etc. El libro de himnos de Oxford es otro buen ejemplo. Y no digamos el “Hímno de las Naciones” musicado por Giuseppe Verdi en 1862 para la exposición de Londres y con letra de Arrigo Boito. O el “Hímno al verano” de Florent Schmitt compuesto en 1914 para tres coros. El hímno austriaco adopta hasta 1918 la composición de Franz Joseph Haydn “Gott erhalte Franz den Kaiser” y desde 1947 el “Land der Berger” de W. A. Mozart. Egipto adopta la composición de Giuseppe Verdi “Hanianbe au da to samil ma kam” y Gran Bretaña el “Good sabe the King” de Carey (música de Haendel) etc.


Nuestro himno nacional español tiene su origen en la “Marcha de Granaderos”. La tradición atribuye a Federico el Grande (1712-1736) la composición de la partitura. Este rey prusiano compuso diversas marchas militares, sonatas para flauta y clave. Establece en 1763 una plantilla más definida para sus bandas: 2 oboes, 2 clarinetes, 2 cornos y 2 fagotes. Pero, en realidad, es difícil precisar si la “Marcha de granaderos” fue compuesta por él mismo. Se especula con la posibilidad de que el rey prusiano entregara a don Pedro Abarca de Bolea, conde de Aranda y embajador de España, a su despedida y regreso a Madrid de una marcha granadera a Carlos III con estas palabras: “Tomad señor ministro esta marcha militar que tenia destinada para honrar a mi persona”. Lo bien cierto, es que no se ha encontrado hasta el momento actual, documentación probatoria.


Carlos III ordena al músico español Manuel Espinosa la recopilación de los Toques de Pífanos y Tambores en el Libro de Ordenanzas donde se incluye la “Marcha de granaderos” (1761) y que se conserva en la Biblioteca Nacional. Igualmente, el jesuita Nemesio Otaño encuentra en el Palacio Real (1769) la misma marcha pero transcritas para 2 clarinetes y tambores. De idéntica característica aparece esta música en obras de Batalla (siglos XVI y XVII), villancicos de estilo militar, Cantigas de Alfonso X el Sabio (42 del códice Toledano), final del 2º acto de “La boheme”, Misa tridentina (México), etc.


De cualquier forma, Carlos III declara y firma el Decreto por el que se establece el 3 de septiembre de 1770 la marcha de honor española a la “Marcha de granaderos”. Con posterioridad, Alfonso XIII y por R.O.C. de 27 de agosto de 1908 (D.L. nº 152) ordena regular la Marcha Real Española en el que se dispone que para uniformar las Músicas Militares su debida interpretación, se le encargue al director de la Música del Real Cuerpo de Alabarderos Bartolomé Pérez Casas una instrumentación que el citado maestro realiza de forma notable y adaptando su orquestación a la plantilla instrumental de la época.


En cuanto al texto de la Marcha Real Española se ha hablado y escrito insistentemente en la necesidad de adoptar oficialmente la que mejor convenga, al igual que en otros países. Ya el propio Rey solicitó al poeta Eduardo Marquina una letra para nuestro himno. El Monarca eligió tres estrofas de las doce que compuso este autor “estrenándose”, según cuenta Gutierrez Ravé en la biografía del “Conde de Barcelona” con motivo de un Te Deum cantado en la Real Capilla del Palacio de Oriente para conmemorar las bodas de plata con la participación de los coros y orquesta del Teatro Real. Eventualmente, la letra de Pemán fue cantada en numerosos colegios pero sin haber consolidado la oficialidad de la misma. Últimamente ha sido realizada una instrumentación del himno por el director de la Música de la Guardia Real. Actualmente no existe texto oficial sobre nuestro himno Nacional Español.


En cualquier caso, nuestro hímno resuena en el aire con gran elocuencia y majestuosidad haciendo vibrar de emoción a los que sienten, viven y trabajan por España.


Rey himno


Bernardo Adam Ferrero

Compositor y director de orquesta

Académico de la Real de Bellas Artes de San Fernando de Madrid


Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.