martes, 19 de febrero de 2019, 13:57
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Crónica del Congreso de Sevilla. (1ª parte)

|

Sevilla, la hermosa capital andaluza, ciudad llena de belleza y encanto, acogió durante los días 1 y 2 de febrero de 2019 el Iº Congreso de Historia y Monarquía organizado por nuestra Hermandad Nacional Monárquica de España y dedicado al “Reinado de Alfonso XIII y sus relaciones internacionales”.


Llegados desde las distintas Delegaciones de Andalucía, Baleares, Castilla La Mancha, Madrid y Valencia; los congresistas de la Hermandad accedían en la tarde del viernes 1 de febrero, a través del Patio de Banderas, al recinto de los Reales Alcázares de Sevilla. Recogidas sus credenciales, y en compañía de otros congresistas también participantes en esta actividad académica, se dirigieron al Salón Almirante, mientras atravesaban bellísimos patios y corredores cargados de historia y arte.



La mesa inaugural estuvo presidida por nuestro Presidente Nacional, don Francisco Rodríguez Aguado, la 1ªTeniente de Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, doña Carmen Clarisa Castreño; la Vicerrectora de la Universidad de Sevilla, doña Elena Cano Bazaga ; y la Vicerrectora de la Universidad Pablo de Olavide, doña Pilar Rodríguez Reina. Actuó como Secretaria General doña Ana Estevan, Secretaria de Educación y Cultura de la HNME. El Presidente Nacional de la HNME agradeció a las universidades de Sevilla y Pablo de Olavide su colaboración y al Ayuntamiento hispalense por permitir celebrar el Congreso en tan privilegiado marco.


La 1ª Teniente de Alcalde dio la bienvenida a Sevilla todos los asistentes, recordando la tradicional hospitalidad de la capital andaluza. En todas las alocuciones institucionales se recordó la estrecha vinculación de la monarquía española con Sevilla, y en concreto con la figura de S.M. el Rey don Alfonso XIII, quien impulsó la renovación de la ciudad con la célebre Exposición Iberoamericana de 1929. Tanto la Vicerrectora de la Universidad de Sevilla y como la de la Pablo de Olavide, se mostraron muy satisfechas por la colaboración en materia cultural con la HNME, que, a su juicio, presagiaba una fructífera relación de futuro.


Cru00f3nica Congreso I


Finalizado el acto inaugural se constituyó la primera mesa de ponencias con la intervención del Excmo. Sr. Don Jorge Fernández Díaz, ex ministro del Interior (2.011-2.016) y Vicepresidente Tercero del Congreso de los Diputados durante la IX Legislatura (2008-2011). En su disertación glosó distintos aspectos que se derivaban del título de su ponencia: “Alfonso XIII y la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús". Actuó como moderador de la mesa, Don José Fernández García, Vicepresidente 1º de la HNME.


Cru00f3nica Congreso II


En su intervención, don Jorge Fernández Díaz, en un auténtico alarde de erudición y dominio sobre el tema, explicó cómo a Santa Margarita María de Alacoque, en 1689, durante unas de las apariciones, se le encomienda la misión de pedir al rey de Francia que consagre su país al Sagrado Corazón de Jesús, y que lo represente en los estandartes del Reino. El 17 de junio de ese año, la monja sale de su clausura en Charolles, pidiendo audiencia al Rey Luis XIV, a quien transmite el mensaje. El Rey francés ignoró esta petición. Cien años después era abolida la monarquía absoluta en Francia, quedando así incumplida la petición de la religiosa francesa. La dinastía Borbón, implantada en España en el siglo XVIII, continúa la petición de consagrar el Estado al Corazón de Jesús. Y este año de 2019 se celebra el centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús, que hizo el rey Alfonso XIII en el Cerro de los Ángeles (Madrid) el día 30 de mayo de 1919. En opinión de don Jorge Fernández Díaz ese hecho significó el cumplimiento de un deber histórico y dinástico; todo ello a pesar de la oposición de diferentes fuerzas políticas y de la amenaza directa de la masonería sobre la propia monarquía si hacía efectiva la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús.



La segunda ponencia de la tarde fue: “La imagen de Alfonso XIII en América”, a cargo del Prof. Dr. D. Leandro Álvarez Rey, Catedrático y Director del Departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Geografía e Historia y Comunicación de la Universidad de Sevilla. Actuó como moderador de la mesa, Don Juan José Martín López, Secretario de Expansión y Desarrollo de la HNME. En su intervención, don Leandro Álvarez Rey destacó que, con enorme diferencia, la personalidad española más conocida y popular entre los americanos de comienzos del siglo XX fue la de Su Majestad el Rey don Alfonso XIII. A parte de las propias virtudes del soberano, algunas de sus iniciativas influyeron muy positivamente en la popularidad de la que llegó a gozar Alfonso XIII en países como Estados Unidos, México, Argentina, Cuba, Perú o Venezuela. Su labor de carácter humanitario durante la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, fue seguida con suma atención en estos países americanos, suscitando el aplauso unánime de sus principales medios de comunicación. Alfonso XIII.


WhatsApp Image 2019 02 12 at 21.25.38


El Rey nunca perdió ocasión de potenciar las relaciones de España con los países americanos, enviando al Nuevo Continente representantes de la Casa Real con motivo de diversos centenarios y especialmente de los actos conmemorativos de la Independencia de los distintos países. Una de las visitas que despertó mayor interés –aparte la de la Infanta doña Isabel a Buenos Aires– fue la del Infante don Fernando de Baviera y Borbón, cuñado del Rey, a Chile en 1921, coincidiendo con las fiestas del cuarto centenario del descubrimiento del Estrecho de Magallanes. El gobierno español se sumó a la iniciativa del monarca enviando también al acorazado España. Posteriormente el Infante recorrió Argentina, Perú, Panamá y Venezuela, donde fue recibido con enorme expectación e innumerables muestras de simpatía. El propio Alfonso XIII expresó en numerosas ocasiones sus deseos de viajar al Nuevo Continente, propósito éste cuya importancia y trascendencia jamás llegaron a comprender los distintos gobiernos españoles, quedando en suspenso durante todo su reinado.



El interés por lo que ocurría en España, por la cultura, los artistas y los intelectuales españoles, y la no disimulada admiración que suscitaba al otro lado del Atlántico la figura de Alfonso XIII, fueron elementos que potenciaron desde comienzos del nuevo siglo el desarrollo del hispanoamericanismo; un fenómeno que iba a tener su reflejo en la celebración tanto en España como en toda América del llamado Día de la Raza, conmemoración que fue acogida con simpatías sin cuento en toda América, con la única excepción de México.

Asuntos como los atentados sufridos por el Rey, los sucesos de la “Semana Trágica” de Barcelona y el fusilamiento de Ferrer i Guardia, los asesinatos de Canalejas o Dato, e incluso la guerra en Marruecos, se reflejaron en los principales medios de comunicación americanos como cuestiones graves, pero que nunca quebraban el tono de acercamiento hacia España. De una nueva España encarnada y simbolizada, a ojos de los americanos, en la figura de Alfonso XIII. Un Rey joven, simpático, deportista, liberal y demócrata por excelencia. Un ejemplo, pues, a imitar por todos. Sólo la implantación de la Dictadura de 1923 en España pareció quebrar esa imagen. Pero tampoco fue esa ruptura profunda, pues las puertas semiabiertas ya de la Exposición Iberoamericana de Sevilla convocaban a los americanos a esa España nueva que el mismo Rey continuaba simbolizando y representando; de una Monarquía que, a pesar de las dificultades, a la altura de 1930 todos en América consideraban sólidamente asentada, y cuya abrupta desaparición en abril de 1931 –al contrario que en nuestro país– casi nadie al otro lado del Atlántico fue capaz de imaginar o de prever.


La última ponencia de la tarde llevó por título: “El contexto europeo del reinado de Alfonso XIII", y estuvo a cargo del Prof. Dr. D. Javier Paredes Alonso, Catedrático y Director del Departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Alcalá de Henares. Actuó como moderador de la mesa Don Daniel Jesús García Riol, Secretario de Relaciones Institucionales de la HNME.


WhatsApp Image 2019 02 15 at 14.56.30


En su intervención, el Profesor Paredes Alonso afirmó que si hay una palabra que puede caracterizar las tres primeras décadas del siglo XX esa es la de “crisis”. Durante estos años se desmorona todo ese mundo decimonónico que se había construido, sobre los cimientos de un pretendido progreso absoluto e indefinido, que en una visión reduccionista quedaba limitado a lo estrictamente material. Fueron pocos, muy pocos, los que en principio se dieron cuenta que al edifico de la Modernidad se le estaban abriendo unas grietas que amenazaban ruina. Entre ellos estaban los científicos que descubrieron nuevas leyes, que explicaban el mundo mejor que la física que se había desarrollado a partir de la revolución científica del siglo XVII. Y a los científicos se unieron como observadores de la crisis los poetas, los artistas y los filósofos. Ahora bien, diagnosticar una enfermedad no equivale a curarla, porque para ello hay que acertar con el tratamiento adecuado, y en más casos de los deseables, las propuestas de los poetas, los artistas y los filósofos hicieron bueno el dicho popular de que fue peor el remedio que la enfermedad.


Todas las ponencias descritas fueron introducidas por nuestro Presidente Nacional y por nuestra Secretaria de Educación y Cultura, y concluyeron con animados debates entre congresistas y Ponentes.


Ante la imposibilidad de contar con la presencia al día siguiente de los Sres. Fernández Díaz, Álvarez Rey y Paredes Alonso; se procedió a entregarles los diplomas correspondientes a su participación como ponentes en el Congreso, agradeciéndoles su aportación científica al mismo.


Daniel Jesús García Riol

Director adjunto de “El Monárquico”










Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.