miércoles, 20 de marzo de 2019, 01:59
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

París

|



Paris


Es domingo y la tarde cae como siempre, enterrándose en la nada de la noche. No encuentro sino paredes de llanuras que me encierran.


No encuentro sino la monotonía de un domingo por la tarde que muere.


Por eso te busco, en la encrucijada de ciertos recuerdos.


Apareces como anverso de mi realidad y te brindas, como verdad que me somete.


El Louvre me devuelve a mi mundo.


Me entregas tu arte y la elegancia que huele a jazmines rotos en la tarde mortecina.


Me abres tu corazón cuando veo un hombre dormido en plena Rue Cambón.


Camino por tus venas como la sangre que circula su rutina.


Veo tus entrañas atravesadas por la historia en la Place de la Concorde, donde un río de sangre corre y no se detiene, porque aún duele.


Algún lugar huele ese dolor y no es sino la porción de secretos que muchos piensan y pocos dicen.


Tarde impresionista: la luz no es sino un gris de acero que avanza inmutable.


Callada luz de ámbar te ilumina en la planicie de una memoria infalible.Y te enciendes, en la profunda desazón de mi recuerdo.




Zizi Kessler. Buenos Aires. Argentina.












Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.