jueves, 17 de enero de 2019, 03:32
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Los cinco siglos de la Marca Hispánica

|

Decía Sócrates “el conocimiento empieza en el asombro” con ello quería sintetizar que la punzada de sentir que hay una parte de la realidad que no entendemos era, para Sócrates, aquello que nos impulsa a adquirir el conocimiento. Sabido es que la conquista musulmana de la península Ibérica, por el Califato de los Omeya de Damasco, fue un proceso largo que duró quince años, entre el 711 y el 726. E n este lapso arrebataron al reino visigodo la casi totalidad de la península ibérica y parte del sur de la actual Francia. Buena parte de Europa estaba dominada por Carlomagno, el que sería proclamado emperador augusto el año 800, como rey de los lombardos desde el 764 y de los francos desde el 768 hasta su muerte en Aquisgrán en el 814.


En los años de la invasión musulmana Carlomagno vio amenazadas sus posesiones, del noreste de la península ibérica y del sur de Francia, y se decidió a combatir la invasión omeya. Llegó, en el año 778 hasta las puertas de la ciudad de Zaragoza. Una vez allí, el valí (gobernador) de Zaragoza Husayn se opuso a franquear la entrada al ejército carolingio.


EXPASION CORONA DE ARAGON

Carlomagno consideró las muchas dificultades y costes para sus tropas de asediar una plaza que se encontraba bien fortificada, con un ejército que estaba alejado de sus bases logísticas, y decidió abandonar la empresa de un esfuerzo de conquista resultado incierto. El 15 de agosto de 778 ya camino de vuelta a su reino, en pleno paso de Roncesvalles entre el collado de Ibañeta y la hondonada de Valcarlos, Carlomagno al frente del más importante ejército del siglo VIII, que venía de haber destruido la capital de los vascones, Pamplona, sufrió una emboscada por partidas de nativos vascones, que le infligieron un importante descalabro en la retaguardia de su ejército, a cuyo frente estaba su sobrino Roldán, utilizando andanadas de rocas y dardos. La “Chanson de Roland” inmortalizó el encuentro de la emboscada en Roncesvalles. Posteriormente los carolingios siguieron interviniendo en el noreste peninsular a fines del siglo VIII, con el apoyo de la población autóctona de las montañas. La conquista de los territorios y su dominación por los reyes francos se hizo efectiva tras la conquista de Gerona en el año 785 y de Barcelona en el 801. El territorio de la Marca Hispánica se estabilizó durante todo el siglo IX en una frontera entre el reino de Carlomagno y la marca Superior Andalusí, delimitada por las sierras de Boumort, Cadí, Montserrat y Garraf.


El territorio ganado a los musulmanes del emirato independiente instaurado por Abderramán I en el 756, se configuró como la Marca Hispánica, en contraposición a la Marca Superior Andalusí, e iba desde Pamplona hasta Barcelona. Fue una separación de culturas creada por Carlomagno en el año 795 más allá de la antigua provincia romana de Septimania, como una barrera defensiva entre la cultura de los omeyas de Al Ándalus y el Imperio Carolingio Franco (Ducado de Gascuña, ducado de Aquitania, y la Septimania Carolingia).


La llamada «Marca Hispánica» se componía, a principios del siglo IX, de diferentes condados dependientes de los monarcas de la dinastía carolingia de los francos. Para gobernar estos territorios, los sucesivos reyes francos designaron condes, unos de origen franco y otros serían autóctonos, según criterios de eficacia militar en la defensa de las fronteras y de lealtad y fidelidad a la corona franca.A diferencia de otras marcas carolingias, la Marca Hispánica no tenía una estructura administrativa unificada propia.Todo ello pese a los intentos, en este periodo, de restaurar un arzobispado propio, similar al que tuvo el reino visigodo en Tarragona, sin conseguirlo. De tal modo que la Marca Hispánica dependía tanto del poder civil, como del poder religioso de los reyes francos.


Los condados pirenaicos orientales no tuvieron una entidad, con una idiosincrasia común llamada Cataluña, hasta finales del siglo XIII. Hasta entonces no solo dependían administrativamente del Imperio Carolingio, sino también desde el punto de vista eclesiástico. El poder religioso en estos condados dependió en estos siglos del arzobispado carolino de Narbona durante más de cuatrocientos años entre los siglo VIII y mediados del siglo XII cuando, en 1154, el papa Anastasio IV otorgaba a la sede tarraconense el título de metropolitana.


La fecha en la que los condados catalanes se independizan formalmente de Francia es el 11 de mayo en 1258

con el tratado celebrado en Corbeil entre Jaime I de Aragón, el Conquistador,   y el rey de Francia Luis IX. En dicho tratado ambos reyes cedieron derechos sobre territorios, Jaime I sobre territorios occitanos y el francés sobre los condados catalanes, que pasaron a depender únicamente del monarca de la Corona de Aragón.


Recordemos que Valencia se conquista para la corona de Aragón, el 9 de octubre de 1238, veinte años antes de que Cataluña pase, de ser parte del reino de Francia, a depender del Reino de Aragón y que diez años

antes, el 4 de diciembre de 1248, Alicante ya formaba parte de la corona de Castilla.


En un condado bajo dependencia del rey de Francia probablemente se hablaría el francés de la época y veinte años antes en el Reino de Valencia ya se hablaba aragonés porque a los hombres que combatían y conquistaban fuera del reino de Aragón se les conocía como aragoneses, ya fuesen del actual Aragón, de la Comunidad Valenciana actual o de las Islas Baleares.


El estado de Andorra es la única pervivencia actual de la Marca Hispánica.


Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.