jueves, 17 de enero de 2019, 03:17
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Exequias fúnebres del Emperador Carlos V en Bruselas, 29 de Diciembre de 1558

|

Tras la victoria de las armas españolas el 10 de agosto de 1557 en San Quintín, el 13 de Julio de 1558 se había producido la Victoria de Gravelinas, marcando el final de la guerra entre Francia y el Imperio español que se prolongó desde el año 1547 al 1559; Felipe II se encontraba en Arras ultimando las conversaciones de paz de Francia con el victorioso imperio español, que culminarían con la Paz de Chateau-Cambresis.

Cuando después de un largo retiro en Yuste se produce la muerte de su padre el emperador el 21 de Septiembre, la noticia no llegará a Felipe II en Arras, hasta bien entrado el mes de Octubre, en cuyo día 11 recibe de su hermana Juana de Austria un informe oficial y personal, en el que le informa desde Valladolid de la muerte de su padre, el Emperador.



Exequias Carlos VPara Felipe esto supuso un doble golpe, ya que moría su padre, por el que sentía veneración y además perdía a su más fiel y sincero consejero. Felipe II actúa como lo hiciera el emperador a la muerte de la Emperatriz, retirándose primero a un convento "el elegido fue Grunendal" cerca de Bruselas y después ordenando la celebración de un funeral imperial, que se haría en Bruselas.

Así quedó fijado para el día 29 de Diciembre de 1558. Se trataba de rendir homenaje a la memoria de su padre, el emperador, en honor de lo que había hecho y la importancia que tuvo en su tiempo.

El desfile duraría dos horas, con una multitud agolpada presenciado el acto en silencio.


Lo encabezaba la clerecía y los frailes de los conventos de Bruselas, seguían capellanes y cantores de la capilla del emperador. A continuación el alto Clero. Seguía la casa del Rey en todos los escalones.


Carlos V

A continuación los atabales y trompetas anunciaban con música fúnebre la muerte del Emperador, representado por el rey de armas portando el estandarte imperial con su lema: Plus Ultra.


Esto daba paso a una nao en cuyos costados iban representados los grandes hechos de su reinado, victorias como Túnez o Mühlberg, la conquista de Nueva España, algo espectacular.


Seguían veinte caballos encubertados de luto representando los diversos reinos y señoríos de Carlos, desde el primero con las armas del condado de Flandes hasta el último con las armas de Castilla.


Tras ellos, los portadores de las insignias del poder imperial ( el escudo, la espada y la corona), siguiendo en silencio el caballo del emperador "el caballo del duelo".


Detrás Felipe II, vestido con loba negra, cuya cola llevaba Ruy Gómez de Silva. Cerraban el desfile los caballeros del Toison de Oro, los consejeros y en último lugar su doble guardia la española y la alemana homenajeando también al Capitán de los ejércitos. La ceremonia religiosa se celebró en la Iglesia de Santa Gúdula.


Era como cerrar un capítulo de la historia y abrir otro, se había completado el relevo dando paso al Reinado de Felipe II. A raíz del tratado de Paz de Chateau-Cambresis Felipe II contrajo matrimonio con Isabel de Valois, hija de Enrique II de Francia.



Por Luis Estebaranz Montero


Bibliografía: Manuel Fernández Álvarez: "Carlos V, el César y el hombre" (Espasa 1999) y "Felipe II y su tiempo" (Espasa 1998)






Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.