viernes, 18 de enero de 2019, 03:09
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Inglaterra sin Navidad (1649-1660)

|


Todos hemos leído el libro y visto después la versión cinematográfica de Cuento de Navidad de Charles Dickens. Más de 100 años después la historia sigue siendo un icono para estas fiestas, así como su historia. El Señor Scrooge, su avaricia y la visita de los Fantasmas de la Navidad. El personaje incluso fue retratado en el de Tío Gilito, pero, ¿qué pensarían si les dijera que existió un Señor Scrooge de verdad y que sirvió como inspiración a Dickens para su libro? 


En efecto hace exactamente 369 años la Navidad corrió el peligro de desaparecer en Inglaterra y de celebrarse solo en la intimidad y de incógnito, todo por la tiranía de nuestro Señor Scrooge, cuyo verdadero nombre era Oliver Cromwell.


Al morir Isabel I de Inglaterra en 1603 y tras 45 años de reinado, la Dinastía Tudor se extinguió. En su testamento la reina nombró cómo su sucesor al Rey Jacobo VI de Escocia, hijo de María Estuardo y cuya cabeza había hecho rodar Isabel I en 1587. Por fin el sueño de las dos reinas, primas, pero rivales en política y fe quedaba hecho realidad. Inglaterra, Escocia e Irlanda bajo una misma corona unidas en un solo país.


Carlos I Estuardo

                                                                         Carlos I Estuardo 


La Dinastía Estuardo se caracterizó en ambos aspectos, negativo y positivo. Su férrea defensa del derecho divino de los reyes y el absolutismo, sus constantes choques contra el Parlamento y el gusto por el boato y el festejo a la italiana y francés. Jacobo VI preservó el legado Isabelino patrocinando a Shakespeare y fue un mecenas de las artes y las ciencias. Murió en 1625 a la edad de 59 años, siendo sustituido por su hijo Carlos. Carlos al igual que su padre defendió el derecho divino de los reyes, lo que le llevó a constantes enfrentamientos con el Parlamento.


Cada año y así duró hasta 1641 la corte Real celebraba las Navidades en el Palacio de Whitehall, residencia de los monarcas de aquel entonces. En la Banqueting House, el salón de banquetes del palacio, se realizaban los bailes de máscaras antes del cortejo navideño. Para la ocasión se decoraban columnas y techos con largas tiras de muérdago y repleto de velas, así como exuberante decoración con lazos dorados. El baile comenzaba con la entrada del Rey y la Reina con los rostros enmascarados, seguidos del resto de la corte. Tras el baile inicial daba comienzo la verdadera mascarada navideña; un nutrido grupo de actores y actrices entraban en el Salón vestidos de ángeles, de duendes navideños y hadas del musgo, algunos portaban velas y bengalas en sus vestidos, las cuales soltaban chispas. Entonces entraba un bailarín disfrazado de invierno y con la cara pintada de azul seguido por último de San Nicolás, a quien luego sustituiría Papá Noel, vestido por entero de verde, con una gran y larga barba blanca; en su regazo solía llevar una cornucopia llena de dulces navideños y portando una antorcha encendida. Tras aquello y finalizada la música y el baile de la mascarada, la corte entera se reunía en otra Sala de Banquetes aún más grande, en donde se disponía el Banquete de Nochebuena. El plato más típico solía ser carne de cochinillo asado y con una manzana en la boca, seguido de un gran fuente de plata y oro en donde se exhibía un pavo real con todo su plumaje exuberante. La velada continuaba con música de cámara agradable, regada todo ello con los mejores vinos de Inglaterra, Francia e Italia. Al llegar el momento de los postres, entraba el Coro de la Capilla Real que entonaba varios villancicos, a veces la corte se sumaba a ello. Terminados los cánticos entraban los postres que consistía en un enorme Christmas pudding con sorpresa incluida y los típicos mince-pies.


Inglaterra Sin Navidad 1

                                                Figurines de las Mascaradas de los Estuardo


La guerra de 1642-1649

1641 fue el último año de Navidad Feliz en Inglaterra. Al año siguiente las tensiones entre el Rey y el Parlamento brotaron en un enfrentamiento que dividió al país, estallando la Revolución Inglesa, de fuerte inspiración puritana, y con ello la Guerra Civil. El país quedó dividido en los Cavaliers, partidarios del Rey y losRoundheads los partidarios del Parlamento, dirigidos por Oliver Cromwell. Lo mismo en cuanto a la capitalidad, pues el Rey y la Corte huyeron a Oxford estableciendo la capital monárquica allí mientras que Londres se convirtió en la parlamentaria.


La Guerra duró 7 años y el país quedó sumido en el caos, la miseria y el terror y finalmente Carlos I fue derrotado y custodiado en el Palacio de Whitehall. Nunca hasta ese momento en toda la historia de Inglaterra se había juzgado a un Rey. El juicio contra Carlos se llevó a cabo por miembros del bando más radical de la Guerra y del Protestantismo, los puritanos. Todos ellos y con Cromwell a la cabeza firmaron la sentencia de muerte de Carlos y el 30 de enero de 1649 la ensangrentada cabeza del monarca se mostró ante el horrorizado público londinense.


Inglaterra Sin Navidad 2

                                                                 Ejecución de Carlos I


Inglaterra Sin Navidad 3

La tiranía (1649-1660)

Tras la ejecución del Rey el Parlamento abolió la monarquía e Inglaterra se convirtió en una República-Dictatorial bajo el liderazgo de Cromwell. Este hombre, un simple granjero, enriquecido por sus tierras y miembro de la cámara de los Comunes albergó más poder que el propio Rey e instauró un auténtico régimen del terror. Fanático puritano el Régimen Cuaresmal de Cromwell se caracterizó por la persecución y ejecución de los monárquicos, la expropiación de las tierras de la Iglesia de Inglaterra y la persecución de la Católica. La Rebelión de Irlanda que al igual que Escocia aún era fiel a la causa de los Estuardo fue el episodio más sangriento de la Dictadura. La Rebelión duró hasta 1653 y la victoria de Cromwell siguió a un auténtico genocidio de la población católica. La Conquista parlamentaria inglesa de Irlanda, la derrota de la "Alianza Real" y desmoronamiento del poder católico irlandés aún hoy en día es un tema espinoso en la isla.


En lo social llegó aún más lejos si cabe. Se acabaron los teatros, las representaciones y las mascaradas, dado que según los puritanos eran una costumbre viciosa, pagana y cortesana que había que cortar de raíz. Durante 11 años ni un solo teatro de Londres pudo abrir sus puertas y las compañías de teatro hubieron de exiliarse o actuar de incógnito. Se prohibió vestir de manera elegante y era obligatorio llevar el típico traje puritano negro, con cuello blanco y sombrero negro de ala ancha. La Navidad fue otra víctima de la República. Durante 11 años ni un solo abeto, adorno ni villancico pudo colocarse o cantarse en todo Londres, hasta las recetas de los Mince-Pies fueron declaradas ilegales, para los Puritanos la Navidad era una garra Papista que alejaba de la verdadera fe.Por último se prohibieron los conciertos, los bailes y las fiestas populares, carreras de caballos o competiciones deportivas. Así durante 11 años y bajo el mandato del sanguinario Lord Protector de Inglaterra, Escocia e Irlanda que fue el título que Cromwell usó en sustitución de el de Rey.


La luz vence a la oscuridad (1660)

Cromwell murió en 1658 y su hijo Richard le sustituyó, pero su mandato duró un solo año debido a a su ineptitud e inexperiencia, por lo que renunció. Ante el temor de una nueva guerra civil el Parlamento decidió establecer una dictadura militar, pero la sociedad inglesa había aguantado ya demasiado; y la mayoría de las voces que exigían la vuelta de la Corona llegaron a la Cámara de los Lores que ostentaba el poder. En 1660 el Parlamento fue ocupado en su mayoría por monárquicos y estos lograron que el Príncipe de Gales, que vivía exiliado en los Países Bajos, fuera restaurado en el trono como Carlos II. La república llegó finalmente a su fin.


Inglaterra Sin Navidad 4

El 29 de mayo, día de su 30 cumpleaños y tras 11 de exilio en los Países Bajos, Carlos II entraba en Londres, siendo recibido cual libertador de la nación. Se acabaron las prohibiciones. La corte regresó del exilio, volvieron las mascaradas, los teatros se reabrieron, los puritanos se exiliaron, la población católica fue readmitida y protegida y la Iglesia de Inglaterra se restauró. Y por supuesto la Navidad regresó con más esplendor que nunca. Cada año la Corte la celebraba a lo grande, pronto la guerra y la dictadura quedaron atrás.


Carlos II fue un monarca tolerante y amante de las diversiones. Su reinado, conocido como la Restauración, fue una Nueva Edad de Oro para el país. Pero el Rey solo se mostró implacable en una cosa: Dar caza y muerte a los asesinos de su padre. El cadáver de Cromwell y su suegro fueron sacados de la Abadía de Westminster y ejecutados de manera póstuma y los que aún seguían con vida siguieron el mismo camino.


Como verán existió un auténtico Señor Scrooge, que 200 años después sirvió de inspiración para uno de los mayores escritores de la Era Victoriana.


Conde Bevilacqua Benedetti











Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.