viernes, 19 de julio de 2019, 05:52
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

La Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería.

|


Insula de Bommel

El día 8 de Diciembre se celebra el día de la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería.


En el año 1585, el Tercio Viejo de Zamora, mandado por el Maestre de Campo don Francisco de Bobadilla, combatía por España y la Fe católica en Holanda y se encontraba en una muy apurada situación defendiendo la plaza de Bonmel, ciudad situada entre los brazos de los ríos Mosa y Waal. El bloqueo se estrecha cada día más; 

Los protestantes holandeses, a las órdenes del conde de Hardick tenían cercada a la ciudad con sus barcos, ya no quedan víveres, ni pertrechos de guerra, ni ropas secas. Sólo frío y agua y barro y desesperanza. Alejandro Farnesio, el gobernador de los Países Bajos, envía unos refuerzos que nunca llegan. Los Maestres de Campo 

Carlos Mansfeld y Juan del Águila tratan, en vano, de socorrer a los sitiados; no hay esperanzas de auxilio.


Cinco mil hombres guarnecían la isla, "cinco mil españoles que eran a la vez cinco mil infantes, y cinco mil caballos ligeros y cinco mil gastadores y cinco mil diablos ", como dijera de ellos un almirante francés.


El jefe enemigo trata por todos los medios quebrantar la resistencia del ejército español mediante ventajosas ofertas de rendición, ofertas rechazadas por Bobadilla con toda energía, aún a sabiendas que tenía ya casi agotados todos los recursos, que sus efectivos eran muy inferiores a los de Hardick y que contaba con un elevado número de bajas entre sus filas. Ante la propuesta de una rendición honrosa, la respuesta de Bobadilla es inmediata: "Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos".


Ante tal respuesta, el jefe holandés recurre a un método infalible para acabar con la resistencia española, inundando en parte la posición mediante la rotura de diques. Como las aguas del Mosa discurrían por un canal más alto que el terreno ocupado por los soldados, abre una enorme brecha en el dique y las aguas se precipitan sobre el campamento del Tercio, que pronto se ve rodeado de ellas por todas partes. No queda más tierra firme que el montecillo (apenas cincuenta metros) de Empel, donde, abandonando impedimenta y pertrechos, han de refugiarse los soldados, so pena de perecer ahogados.


Descubrimiento de Empel

En esta crítica situación, sólo un milagro podía salvar la plaza. En el frío del día 7 de diciembre de 1585, un soldado de Infantería del Tercio, que hacía la centinela, ya fuese para guarecerse del intenso frío o para construir una trinchera, cavaba el terreno helado,"más para tumba que para guarecerse", cuando tropezó con un objeto de madera allí enterrado, quedando sorprendido con la aparición, a los primeros golpes de pico, de una bella pintura que representaba a la Madre de Dios. Era una tabla flamenca en la que estaba pintada, en vivos colores, la Inmaculada Concepción. Se arrodilló el soldado ante la imagen y muy pronto acudieron al lugar del hallazgo soldados, capitanes y el Maestre de Campo, y colocando el cuadro sobre la bandera española, a modo de improvisado altar, cayeron todos de rodillas entonando la Salve y suplicaron a la Celestial Señora su intercesión para que otorgara la victoria a las armas españolas.


Procesiu00f3n Empel

El Maestre Bobadilla, considerando el hecho como señal cierta de la protección divina, arengó así a sus soldados. "¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota, pero la Virgen Inmaculada viene a salvarnos, nosotros velaremos por España. ¿Queréis que se quemen las banderas, que se inutilice la artillería y que abordemos esta noche las galeras enemigas hasta ganarlas o todos perder la vida?" "¡Si queremos!", fue la respuesta unánime de aquellos españoles.


Amaneció el 8 de diciembre de 1585, fecha que resultó ser memorable para los anales de nuestra Infantería, pues en ella se vieron obligados los asaltantes a levantar el cerco. Se desencadenó una impetuosa tormenta aquella noche seguida de bajísimas temperaturas, se desató un viento huracanado e intensamente frío helando las aguas del Mosa y facilitando una salida por sorpresa de la infantería española contra los confiados sitiadores,


MILAGRO DE EMPEL

Los españoles, marchando sobre el hielo en plena noche, atacan por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y alcanzan una victoria tan completa que hace decir al almirante Holak: "Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro".

Los holandeses perdieron en la refriega 10 navíos con bastimentos de guerra y fueron hechos un gran número de prisioneros, viéndose obligada la escuadra holandesa a levantar el sitio ante el temor de quedar retenidos por los hielos. Esto permitió al conde de Mansfeld acudir en socorro del Tercio hasta llegar a Bois le Duc, donde fueron atendidos los heridos y enfermos que ascendían a más de la mitad de sus efectivos.


Aquel mismo día, entre vítores y aclamaciones, la Inmaculada Concepción es proclamada patrona de los Tercios de Flandes e Italia, la flor y nata del ejército español. Años después lo sería de la Infantería Española. Hoy en día es Patrona de España, y de los Estados Unidos. Así terminó el asedio a Bonmel, el mismo día en que siglos después sería proclamado el dogma de la Inmaculada Concepción de María. Los infantes se adelantaron, siendo los primeros los del Tercio de Zamora, que proclamó a la Inmaculada como Patrona celestial del mismo. Imitaron su ejemplo los demás Tercios de Flandes y de Italia.

Finalmente, en la Real Orden Circular del 12 de noviembre de 1892, firmada por doña María Cristina de Habsburgo-Lorena, disponía:


Inmaculada que preside la capilla de Empel

“Considerando conveniente para mantener vivo el sentimiento religioso de los diferentes cuerpos y dependencias del Arma de Infantería y estrechar los vínculos morales que unen a sus individuos, visto lo propuesto a este Ministerio por el Inspector General de la misma, en su comunicación de 27 de julio último y teniendo en cuenta que ha sido aprobada la elección por el Provicariato General Castrense, la Reina Regente del Reino, en nombre de su Augusto hijo el Rey (q.D.g.), se ha servido declarar Patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción, que ya lo fue del antiguo Colegio Militar y lo es hoy de la Academia General y de gran número de regimientos”.


El dogma de la Inmaculada Concepción es un artículo de fe del Catolicismo que sostiene la creencia en que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, es decir, de su ser personal, estuvo libre de todo pecado. 


No debe confundirse esta doctrina con la de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo.


Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Jesús de Nazaret y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios. La doctrina reafirma con la expresión "llena eres de gracia" (Gratia Plena) contenida en el Saludo del Ángel (Lc. 1,28) y en la oración del Ave María este aspecto de ser libre de pecado por la gracia de Dios.


Fue un soldado del Tercio


Resultado de imagen de estampa de La Inmaculada Concepción 


cuando era oficio de españoles ver la muerte

como un servicio más de honra y de suerte

amiga del más bravo y compañera

Cavaba para tumba la trinchera

más que para salvarse

tierra inerte, hecha para descanso del más fuerte

¡siempre juntas la muerte y la bandera!

Encontró el cuadro, lo sacó del suelo

se arrodillaron todos en la noche de Holanda

oscura y fría

Y no hubo novedad

de madrugada, se heló la mar

y sobre la mar helada


¡Desfiló una vez más la Infantería!





Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.