lunes, 19 de noviembre de 2018, 01:32
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El Presidente de la HNME asiste a la solemne bendición dedicación entrega y entronización de la nueva bandera del Reino de España para la Basilica Pontificia de San Juan de Dios.

|


I 2zrDRph S[1]


Memorable y emocionante el acto histórico-patriótico-religioso acontecido en el atardecer del 31 de octubre de 2018 en la centenaria Basílica Papal Granatensis.


La enseña nacional fue trasladada reverentemente sobre una artística bandeja de plata desde la sacristía mayor de la Basílica, siendo depositada en el altar mayor, justo al lado de la epístola, sobre una pequeña mesa almohadillada, justo a los pies de las reliquias de San Juan de Dios, circundada la misma del acetre con agua bendita.


La nueva bandera ejecutada primorosamente sobre seda natural con bordaduras en relieve de hilos en metales nobles de plata y oro, fieltros finos de primera calidad y tissu de plata, rutilaban desde lejos los ricos y sobresalientes bordados del escudo de nuestra nación, sustentada la misma por la madrina de acto, quien la portaba sobre una rica bandeja de plata para su reverencia y exposición pública.


En el lado del evangelio la presidencia del acto la ocuparon el Real Consejo de la Soberana e Imperial e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, revestidos de sus mantos y hábitos capitulares donde se distinguía la gran cruz flordiseada azul bordada sobre el mismo, con sus birretas, cordones de borlas, grandes collares, realzando de una solemnidad y esplendor al acto muy considerable.


A la cabeza de los caballeros su Gran Maestre Frey Don José Liberto López de la Franca y Gallego, asistido y coadyuvado a su derecha la Dignidad del Consejo Supremo de la Orden de Caballería: el Gran-Canciller Frey Don Raimundo Holgado y Cantalejo, a la sazón mecenas de la hechura de la nueva enseña nacional que se entregó a la Basílica Pontificia, a la izquierda del Gran Maestre, se situaba el Excmo. Sr. Don José Maldonado y Martínez, Canciller de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro de San Juan de Dios.


En el lado de la epístola la co-presidencia de autoridades militares, perfectamente uniformados de gran gala, estuvo protocolariamente instituida por el Teniente General Jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, Excmo. Sr. Don José Carrasco Gabaldón, el Coronel Jefe de la Base Aérea de Armilla Ala 78 Excmo. Sr. Don Luis García-Almenta y López-Muñiz, flanqueados por el Excmo. Sr. Don José Manuel de Astorga y Vargas, Tesorero General y Lugarteniente Primero de la Real Orden Militar de Alfonso XIII, y el Excmo. Sr. Don Xulio-Cesar González y Álvarez, como Custos Armis Ordinis Militaris, en pie durante toda la ceremonia escoltando y portando la espada original del Rey Alfonso XIII. A la derecha del Teniente General Gabaldón, estaba situada Doña Silvestra Romero y Vázquez, madrina de la bendición de la bandera.


Los sitiales preferentes de la nave del templo fueron ocupados por las autoridades civiles: Vicesecretario de Granada capital del Partido Popular, el Excmo. Sr. Don Jaime Sánchez-Llorente Illescas, el Excmo. Sr. Don Francisco Rodríguez-Aguado y Salas, Presidente de la Hermandad Nacional Monárquica de España, acompañado de su esposa Doña Rosa Jiménez Guardia, Don José María Amar y Vela, Presidente-Delegado Provincial de Granada de la Hermandad Nacional Monárquica de España, el Jefe del Cuarto Civil del Teniente General Jefe del MADOC y el ayudante de campo del Coronel Jefe de la Base Aérea de Armilla Ala 78, grupos políticos invitados, así como otras representaciones gremiales y estamentales de Granada y su provincia.


Asistieron a la función solemne, académicos, cofrades, intelectuales, numerosas personalidades y miembros de los cuerpos de Seguridad del Estado.


La Orden de Caballeros del Santo Sepulcro de San Juan de Dios, ocuparon la sillería del coro capitular del presbiterio, tanto del lado del evangelio como de la epístola realzando y arropando magníficamente la ceremonia.


La ceremonia litúrgica fue oficiada por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres, O.H., Pro Capellán Mayor y General de Armas de la Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, al término de la eucaristía, el celebrante tras el ceremonial propio para la bendición y dedicación de la bandera de la Patria, siendo asperjada la misma con agua bendita. Inmediatamente según lo establecido por los cánones. Se pronunció la formula y sagradas rubricas, para la bendición de la bandera nacional, tras ello se procedió sin dilación a su dedicación, siendo envuelta la bandera por el incienso.


I VvppnVB S[1]


Por último se procedió a su pública exposición y colocación reverentemente sobre su mástil a los acordes del Himno Nacional de España.


Los fieles seguían atentamente con emoción la ceremonia de este histórico acto al detalle, envolviendo a la Basílica Pontificia un silencio elocuente, irrumpiéndolo un espontaneo aplauso general al consumarse la Bendición y Dedicación de la ya sagrada bandera española, todo coordinado a los acordes del himno nacional de España.


Fue notablemente reseñable, impactante y emocionante para los fieles presentes con la autoridad, solemnidad y piedad que el ministro celebrante, bendijo y dedicó la nueva bandera del Reino de España. Tras lo cual la mostró al pueblo, invitando el ministro celebrante a reverenciar la enseña nacional a pie de altar, quien fue dando a besar a las autoridades militares, caballeros de las órdenes militares asistentes, ciudadanos, siendo el último en proceder al piadoso acto el Gran Maestre de la Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, quien prorrumpió con un emocionante ¡Viva España! contestado por todos los asistentes fuertemente emocionados.


I b6LTp76 S[1]


Tras la ceremonia los miembros del Real Consejo con su Gran Maestre Presidente a la cabeza, abriendo la comitiva el Custos Armis Ordinis Militaris, seguidos por las autoridades militares fueron invitados por el Sr. Rector de la Basílica, a subir para proceder a colocar y entronizar en el trono-camarín de San Juan de Dios, la nueva bandera del Reino de España ya entregada, bendecida y dedicada para la Basílica. Efectuada esta última ceremonia de entronización de la bandera, una fuerte y sentida ovación culminó el acto.


Inmediatamente después, todas las autoridades se trasladaron hasta la sacristía mayor, donde se rubricaron oficialmente los dos documentos testimoniales de la ceremonia con el ACTA SOLEMNE DE BENDICION Y DEDICACION DE LA SAGRADA BANDERA DEL REINO DE ESPAÑA, en la cual refrendó entre las personalidades asistentes, Don Francisco Rodríguez-Aguado y Salas, con su firma, en su alta representación como Presidente la Hermandad Monárquica de España. El Gran Maestre tras el protocolo de la firma de todas las autoridades presentes, entregó a Fr. Juan José Hernández Torres, O.H., una de las dos actas. El religioso puso en las manos del Gran Maestre, entregando el certificado extendido por el Rector de la Basílica Papal, dando en la misma fe jurídico-canónica del acto, histórico, litúrgico y sagrado celebrado en la tarde del treinta y uno de octubre de dos mil dieciocho.


Fotografías: © Juanan Barros

Granada. TEMPO, Tecnología de Eventos, Marketing y Organización.



© Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII


















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.