lunes, 17 de diciembre de 2018, 10:30
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

La fuerza de la naturaleza sin control. Víctimas de un torrente en Baleares

|


El conocido guionista y novelista estadounidense de ciencia ficción, David Gerrold, dijo: “entender las leyes de la naturaleza no significa que seamos inmunes a sus operaciones”.


Esta frase nos describe, de una forma aproximada, lo acaecido el pasado martes 9 de octubre, sobre las 20:15 horas, en la población de Sant Llorenç des Cardassar, aquí en nuestra querida isla de Mallorca. A pesar de contar con la tecnología adecuada, así como con las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Baleares y emitir los consabidos avisos de alerta amarilla (no existe riesgo meteorológico para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta -fenómenos meteorológicos habituales pero potencialmente peligrosos o localización de alta vulnerabilidad como una gran conurbación-), desde las 22:45 horas del lunes 8 hasta las 18:50 horas del martes 9, y naranja (existe un riesgo meteorológico importante -fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales-), a partir de las 18:50 horas del martes 9, lo cierto es que, a las 22:00 horas, momento en que se activa la alerta roja (el riesgo meteorológico es extremo -fenómenos meteorológicos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto-), el infierno, en forma de tromba de agua, ya se había cobrado sus víctimas. Víctimas que han fallecido o han desaparecido; damnificados que han quedado vivos, sí, pero que lo han perdido todo: sus recuerdos, su ilusión, sus logros; muebles y enseres destruidos, casas destrozadas, vehículos y animales desaparecidos.


Inundaciones Baleares1


Después de toda la desolación creada por los fenómenos de la naturaleza, aparece otro fenómeno de esa misma naturaleza: la solidaridad humana. Tal como dijo el XXXVI presidente de Estados Unidos, Lyndon Baines Johnson: “no hay problemas que no podamos solventar juntos, y muy pocos que podamos solventar solos”. A partir del miércoles, día 10, una muchedumbre de voluntarios llegados de todas las partes de Mallorca, de todas las edades, credo y condición, se pusieron manos a la obra con el fin de ayudar a las víctimas de las inundaciones. Hombres y mujeres, jóvenes y no tanto, arremangados y provistos de múltiples herramientas: cubos, palas, fregonas, cepillos, escobas. Todos, codo con codo, han estado trabajando sin descanso para conseguir que todo vuelva a su cauce, en sentido literal.


Inundaciones Baleares3



La delegación de Baleares de la Hermandad Nacional Monárquica de España también ha estado presente en esas tareas con el presidente de dicha delegación, José Fernández García, a la cabeza de un grupo de miembros voluntarios. Desde la delegación de Baleares se ha hecho un llamamiento a la solidaridad y colaboración y después de poner la Hermandad al servicio del “112 Emergencias” se recogieron cepillos, cubos, escobas y material de limpieza, que fue entregado a los necesitados del municipio. Pero ese sólo debe ser el comienzo, ya que queda mucha tarea por realizar, teniendo en cuenta que, como ya se ha dicho, hay gente que lo ha perdido todo. Se sabe que en caliente la solidaridad es máxima, pero se ha de tener en cuenta que la recuperación tardará semanas, e incluso meses, en ser efectiva. No se puede llegar, después de los primeros días, al olvido de esta gente necesitada, por ello desde la H.N.M.E. en Baleares ya tenemos previsto en unos días llevar colchones, somieres, sábanas, toallas, sillas, sofás y alguna televisión, todo cedido por la generosidad de los miembros de la Hermandad Nacional Monárquica de España.



Redacción en Baleares














Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.