martes, 11 de diciembre de 2018, 20:23
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El Santo Grial. ¿El fin de una búsqueda?

|


Ultima Cena



FranciscoJ.Tostado

Mirad este cuadro con atención. Corresponde a La última cena, de Juan de Juanes, pintado en 1562 y que actualmente se puede ver en el Museo del Prado de Madrid. Ahora fijaros en el cáliz. ¿Qué pensaríais si os dijera que puede ser el auténtico Santo Grial?. ¿Qué diríais si os digo que existe y que se puede encontrar en la catedral de Valencia?. Y si así fuera… ¿por qué no es tan conocido como otras santas reliquias?. Sí, es difícil de creer y más cuando se han escrito tantas páginas de la Historia sobre él, pero en el artículo de hoy intentaré acercaros los motivos de tan osada (o quizás no tanto) afirmación.


Su búsqueda se inició 1.000 años después de la muerte de Jesús, en la literatura medieval franco-germánica, en especial con la inacabada obra Perceval o el cuento del Grial (1190) de Chrétien de Troyes, en la que se introduce el mítico mundo de la corte del rey Arturo y la búsqueda del Grial. Desde entonces son muchos los escritores medievales que plantean el hecho de que José de Arimatea llevó a las islas Británicas la copa, entre ellos Robert de Boron, que en el siglo XII publica un relato explicando que Jesús, tras resucitar, se le aparece a José para entregarle el Grial y ordenarle que lo lleve a la isla de Britania, aunque esto parece muy improbable y no hay ningún documento que lo atestigue.


En el último siglo han surgido estudios que parecen aportar más luz al gran misterio. El historiador alemán Michael Hesemann sitúa el origen de estas leyendas medievales en España y entre sus investigaciones destaca la que demuestra que el origen de la leyenda del Santo Grial contada por von Echembach, es tomada de su paso por el monasterio de San Juan de la Peña (más adelante os lo explicaré mejor). El profesor Antonio Beltrán publica en 1960 los resultados de un estudio en el que concluye que se encuentra en la Catedral de Valencia, algo de lo que nadie hasta la fecha ha podido rebatir. Vamos a explicarlo.


Santo Grial Valencia

                                    El Santo Cáliz de Valencia // Foto: Vitold Muratov


Si nos fijamos en el cáliz llama la atención su apariencia medieval y las asas y su pie de oro finamente grabado con perlas y esmeraldas adornando su base, pero la reliquia está en la parte superior, una copa de ágata que los arqueólogos han concluido que es de origen oriental, quizá palestino o egipcio, de los años 100 a 50 a. C.


¿Y cómo llegó a España?


Según muchos estudiosos entre los que se encuentra la profesora norteamericana Janice Bennet, el Cenáculo (la habitación en la que tuvo lugar la Última Cena) y el Santo Cáliz, eran propiedad de la familia de san Marcos. Este le dio la Copa a san Pedro, por considerarse que era importante para los primeros cristianos usar reliquias durante la liturgia y san Pedro era la cabeza de la Iglesia.


Admitiendo que tras la muerte de Jesús, san Pedro se lo llevó a Roma -esto es más que probable pues se sabe que los primeros papas tenían un “cáliz papal”- durante el mandato del emperador Valeriano (mediados del siglo III), se persiguió duramente a los cristianos apropiándose de sus objetos de valor. En ese momento, el papa Sixto II, antes de morir decapitado, confió el cáliz a su administrador, Lorenzo, un diácono natural de Huesca (algunos dicen que nació en Valencia), en Hispania. Lorenzo lo envió con un grupo de legionarios convertidos al cristianismo a casa de unos familiares en Huesca. Pocos días después, Lorenzo fue apresado y torturado hasta morir a fuego lento. Era el año 258, edificándose unos años después una basílica en el mismo lugar donde fue enterrado, la basílica de San Lorenzo Extramuros en Roma, por orden del papa Dámaso I. Está documentado que existió un fresco donde se mostraba al mártir entregando una copa sobre un soporte con dos asas a un soldado que la recibe arrodillado pero por desgracia un bombardeo aliado destruyó la imagen durante la Segunda Guerra Mundial. En “La vida de San Lorenzo” contada por san Donato en el siglo VI se explica cómo san Lorenzo hace sacar el cáliz de Roma. No se conserva el original del manuscrito aunque sí una traducción en castellano hecha por el agustino Lorenzo Mateu y Sanz en 1636 y conservado en la Biblioteca Nacional de Madrid.


En el siglo VIII, tras la invasión musulmana de la península Ibérica, el obispo de Huesca protegió la reliquia escondiéndola en los Pirineos iniciando su verdadero peregrinaje. Primero en una cueva en Yebra, luego en el monasterio de San Pedro de Siresa, después cerca de Santa María de Sasabe (hoy San Adrián)… hasta que llegó al monasterio de San Juan de la Peña, permaneciendo dos siglos y medio. En 1399 es entregada al rey aragonés Martín el Humano que lo guarda en el Oratorio del Real Palacio de La Aljafería de Zaragoza y después en el Real de Barcelona. Hacia 1424, el rey Alfonso V el Magnánimo lo lleva al palacio de Valencia siendo entregado a la Catedral de Valencia en 1437. Existen actas y documentos que acreditan su paso por cada lugar como el escrito en 1071 que menciona la presencia de un “precioso cáliz de piedra” en san Juan de la Peña y el manuscrito 136 de Martín el Humano del Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona, donde se describe la historia de la copa.


Cuatro siglos después, durante la Guerra de la Independencia Española en el contexto de las Guerras Napoleónicas, se protege llevándolo a Alicante, Ibiza y Palma de Mallorca, hasta que finalmente en 1916 se instala en la actual Capilla del Santo Cáliz. Solo volvería a esconderse durante la Guerra Civil, en el pueblo de Carlet.


Uan de juanes

Volviendo a la pintura de Juan de Juanes, pintó esta tabla para el retablo de la iglesia de San Esteban de Valencia durante el reinado de Felipe II y lo sorprendente es que en la basílica de San Lorenzo Extramuros de Roma están enterrados en la misma tumba los huesos de san Lorenzo y parte de las reliquias de san Esteban. ¿Casualidad?.


Seguro que el tema de hoy puede generar opiniones distintas pero de todos los cálices que se disputan el honor de ser el auténtico Grial el de la Catedral de Valencia es el que está mejor posicionado para serlo, y ejemplo de ello son las recientes muestras de consideración por parte de la Iglesia. Los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI celebraron la Eucaristía con el Santo Cáliz en sus visitas a la ciudad de Valencia y, más recientemente, la Santa Sede ha concedido a Valencia poder celebrar un Año Santo Jubilar Eucarístico cada cinco años, en conmemoración al Santo Cáliz.


Catedral de valencia           Capilla del Santo Cáliz, Catedral de Valencia, España. //Foto:  Diego Delso 





__________________________________

Autor: Francisco Javier Tostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología

Escritor, amante de la historia y bloguero

http://franciscojaviertostado.com












Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.