domingo, 21 de octubre de 2018, 22:56
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

¿Y si es falso?...el Louvre responde.

|


Louvre1

                                             Vista lateral del Museo del Louvre. Francia.



Zizi

En el imaginario popular, Ciencia y Arte van por caminos divergentes que nunca se cruzan. Pero en la actualidad, esto es una falacia.


-¿Usted me acompaña, señora?...


Vamos al subsuelo , mientras recordamos de soslayo a Maupassant en uno de cuyos cuentos relata toda una historia en torno a un collar de perlas que resultó ser falso…Que la falsificación ronda por estos lares y baja al subsuelo con nosotros, como enemigo que será combatido científicamente por un equipo que funciona como un Scotland Yard de las obras de arte. Vamos a ver ahora, qué equipamientos usan estos “catadores” de verdad. Le presento entonces a esta monumental máquina,- que como usted ve tiene unos treinta metros aproximadamente-, es un acelerador de partículas que bombardea protones…De esta máquina podría decirse que es una versión a escala del Gran Colisionador de Hadrones que se halla en la carretera subterránea en la región franco- suiza.


Louvre2


Se la conoce con el nombre de la sigla AGLAE (Acelerador Gran Louvre d’ AnalyseElementaire). Pero ella no está sola, sino que a su lado hay otros equipos de imagenología, rayos X, tecnología Terahertz,- técnica de ionización contraria a las radiografías,- software de simulación, los cuales son manejados por físicos ópticos, médicos radiólogos, historiadores de Arte, arqueólogos y biólogos moleculares, entre otros. Por supuesto, una de las actividades principales consiste en la autentificación de las obras, además de las restauraciones y limpieza.


Pero volviendo a nuestro tema inicial: la falsificación y a lo fundamental de la actividad que aquí se desarrolla: la autentificación, le comento que el AGLAE es el único sistema basado en un acelerador que se encuentra en un museo y es también real que tanto historiadores de Arte como curadores, solicitan servicios al laboratorio , para la caracterización química y la examinación de las obras con distintos tipos de radiación, desde Rayos X, hasta Infrarrojos y Ultravioletas.


Imagínese usted, señora, que con todo este sistema en funcionamiento, se pudo descubrir que una de las falsificaciones más importantes, se produjo hace unos años en la investigación de una reliquia arqueológica que pertenecía a la última dinastía egipcia: era la cabeza de una diosa elaborada con un extraordinario y valioso vidrio azul. Cuando la analizaron con el AGLAE, se reveló una composición química desconocida en los tiempos del antiguo Egipto…La pieza resultó ser una burda copia hecha en el S XIX. Inmediatamente, la obra fue retirada y la ´pieza perdió su millonario valor.


Otro caso muy resonante fue cuando se logró establecer también el origen de los rubíes que adornan los ojos de una estatua de Babilonia, la cual había sido hallada en Medio Oriente, y se descubrió que tenía rubíes que procedían de Birmania, a unos tres mil Kilómetros de distancia de donde se encontró. Mediante la comparación de trazas de cientos de joyas, los científicos del subsuelo del Louvre, entregaron información empírica a los arqueólogos respecto de las rutas comerciales de las cuales sólo se tenía constancia escrita. Los rubíes, no eran, en consecuencia…los originales.


Aparte del tema de las falsificaciones, también se pudo establecer la secuencia exacta de la escultura de bronce “El Apoxymène” (El Atleta) de Croacia, ya que el examen del proceso de fundición y las técnicas en soldadura permitieron comprender el “Know-how” técnico de esta enorme estatua helénica de dos metros de altura.


-Pero señora…¿Qué le ocurre?...¿No me oye?....


-Él me había regalado un diamante!.....


Cuando subimos, ella arrojó al cesto un anillo con una circonia cúbica sintética.


Sobre falsedades, como verdades: existen. Deshacerse de ellas es sano.


Louvre3

Imagen de una circonia cúbica sintética, es de bajo costo y su semejanza visual es cercana al diamante



___________________________

Zizi Kessler

Profesora de Literatura, Castellano y Latín

- Argentina -



Nota: Los datos técnicos y científicos fueron extraidos de una entrevista hecha en Chile a Michel Menu, Doctor en Física, Jefe de la Dirección Científica del Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia.











Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.