martes, 11 de diciembre de 2018, 21:07
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Vladimir Paley, poeta, príncipe y mártir

|



Vladimir Paley1

Nicolás II y su familia no fueron las únicas víctimas de la cruel matanza que tuvo lugar aquella madrugada del 17 de julio de ahora ya 100 años. Apenas 24 horas después eran asesinados a 140 km de Ekaterimburgo otros miembros de la Familia Imperial que habían decidido permanecer en Rusia con la esperanza de que el Régimen Soviético no habría de durar mucho y que todo volvería a ser como antes, nada más lejos de la realidad, tristemente. Una de aquellas víctimas era el Príncipe Vladimir Paley Romanov, primo de Nicolás.


No fue hasta hace 3 años y medio cuando conocí la historia de este gran muchacho, artista de renombre, querido por su familia y cuya juventud prometía un futuro feliz, un futuro que se arruinó en 1917 y que desapareció en 1918 cuando tan solo tenía 21 años.


Creo por lo tanto de que ya es hora, y más cumpliéndose 100 años de su asesinato, de que la vida de este Príncipe-Poeta vuelva a salir a la luz del sol.


Un amor de escándalo

El nacimiento de Vladimir fue ya de por sí un escándalo en la corte de San Petersburgo, dado que su madre aún estaba casada con su primer marido y su padre era viudo; y ambos tenían ya hijos de sus primeros matrimonios. El Gran Duque Pablo, padre del muchachito que nació el 28 de Diciembre de 1896/ 9 de enero de 1897 ( según el Calendario Juliano y el Gregoriano) era hijo de Alejandro II y primo hermano de Nicolás II, Zar de Rusia desde hacía 3 años. Se había casado en primeras nupcias con la princesa Alejandra de Grecia, hija de Pablo I, pero ella murió a los 2 años de matrimonio en el parto de su último hijo. Fue entonces cuando Pablo conoció en 1893 a Olga Paley, casada con el terrateniente Erich Gerhard von Pistohlkors. Sin embargo Erich estaba en el regimiento del que Pablo era su alto mando militar, y el Gran Duque solía visitar la casa del matrimonio. Pronto surgió el amor entre Olga y Pablo, y fueron 3 años de romance prohibido.


El nacimiento de Vladimir, Volodia, o Bodia para sus padres, fue una alegría para ambos. De tez blanca nacarada, ojos azules y pelo rubio el bebé parecía un querubín. Sin embargo, y estando Olga aún casada con Von Pistholkors, el niño figuró con sus apellidos. Pero pronto la historia escribiría un nuevo capítulo.


París, París

El gran duque Pablo quiso reconocer al niño como suyo, y casarse con Olga, pero el zar Nicolás II y el gran duque Vladímiir se opusieron vehementemente a su unión. Así pues y tras sacar una considerable suma de 3 millones de rublos, Pablo y Olga se fugaron a París con su hijo de 3 añitos. El gran Duque fue cesado de todos sus cargos, sus propiedades confiscadas y se le prohibió volver a Rusia.


Pablo entonces compró una elegante mansión en París, en el Bois de Boulogne Sur-Seine, y pronto aquella casa se convirtió en una embajada rusa en el exilio. A ella acudían artistas, aristócratas y gentes de renombre de la capital francesa, siempre como invitados a bailes y fiestas que la esposa del Gran Duque organizaba. La casa pronto acogió una hermosa colección de obras de arte, joyas y libros que Pablo y Olga trajeron de Rusia. Vladimir recordaría siempre esa casa como el lugar donde más feliz fue en sus años de infancia. En 1901 Olga pudo al fin divorciarse de Erich y ella y Pablo se casaron en Livorno al año siguiente en una iglesia ortodoxa griega.


Vladimir Paley2

                                El Gran Duque Pablo y su esposa la Princesa Olga 


La vida no podía ser más feliz para el matrimonio, felicidad que se vio aumentada en 1903 y 1905 cuando nacieron las princesas Irina y Natalia. Vladimir adoraba a sus hermanitas, y ambas acabaron siendo tema de un poema que escribiría años más tarde. París en aquella época era la Meca del lujo, el saber y el arte, y la familia Paley fue solo una de las muchas que vivirían de manera intensa aquel tiempo que se conoció como la Belle Époque. Las Navidades y Semana Santa las pasaban en París pero en verano solían viajar por Francia o a Baviera, donde en 1904, y gracias al Príncipe Regente Leopoldo les fue concedido a Olga y sus hijos el título de Condes de Hohenfelsen. En aquel año tanto Olga como Pablo se reencontraron con sus otros hijos y Vladimir, Irina y Natalia pudieron conocer a sus hermanastros.


Un Príncipe talentoso

Ya desde bien pequeño Vladimir fue educado como correspondía al hijo de un Gran Duque de Rusia. Muy pronto supo hablar en ruso como en alemán, francés e inglés, y también escribirlo. Poseía talento para la pintura y la música y era capaz de recordar fechas, nombres e imitar varios personajes y sonidos para entretener a su familia, aparte de ello soñaba con visitar lugares exóticos como Grecia, Italia o Egipto. Pero ante todo amaba leer y escribir poesía, actividad que desarrolló a partir de los 13 años. En 1907 Nicolás II les permitió a sus padres volver a Rusia, de visita, dado que el exilio aún seguía vigente. Fue la primera vez que Vladimir visitó el país donde reinaba su familia, pese a que ni él ni sus hermanas eran considerados parte de la Familia Imperial. Pero pronto regresarían a París, donde la vida era más alegre.


Vladimir Paley3

Vladimir junto a sus padres, hermanas y hermanastros Marianne, Olga y Alexander 


El joven soldado

Vladimir fue enviado a la Academia de Pajes Imperiales del Emperador en 1908. Para él, que amaba París y a su familia, tener que separarse, fue doloroso. Sin embargo pronto se acostumbró a la vida en la Academia, y se formó en torno a él un nutrido grupo de amigos, contó así con el apoyo de su hermanastro Dimitri quien le hizo conocer al resto de los Romanov, entre ellos la Gran Duquesa Isabel, hermana de la Emperatriz Alejandra. En 1913 participó en el Desfile de la Academia por el 300 aniversario del reinado de los Romanov. Destacó como buen soldado, buen amigo y buen estudiante. A partir de ese año empezó a guardar todos los poemas que escribía. En 1914 Nicolás II autorizó a sus padres a volver a Rusia. La familia Paley se trasladó a un pequeño palacio que estaba dentro de Tsarkoyé Selo, la aldea del Zar, en donde se encontraba también el palacio Alejandro y donde residían Nicolás y su familia. Pese a vivir de nuevo en Rusia la familia conservó la casa de París.


Vladimir no volvería a disfrutar de la vida como aquel año de 1914. Iba a bailes, fiestas, al teatro y le encantaba jugar al tenis y practicar natación, y estaba en una buena edad de empezar a pensar en familia y futuro, pero 1914 sería el final de esos sueños. En Junio tuvo lugar el atentado contra el heredero del trono austro-húngaro y su esposa en Sarajevo y dos meses después toda Europa estaba en guerra. Era el fin de los años dorados.


Guerra, poemas y amores

Vladimir fue enviado al frente en diciembre de 1914 en donde estuvo hasta febrero de 1915. No conoció más que el horror de la guerra, a punto estuvo de morir por una granada y su único consuelo era escribir, pese a que su temática poética giró en torno a la muerte, la guerra y el anhelo por los tiempos pasados. En febrero regresó a Tsarkoyé Selo y ayudó al Gran Duque Constantino Romanov, famoso poeta también que firmaba bajo el seudónimo de K.R, con su obra. Vladimir realizó una magistral traducción al francés de la obra dramática en verso del Gran Duque El Rey de Judea.


La obra se representó en el palacio del Gran Duque y las lágrimas de emoción se derramaron por las mejillas de Constantino. El Gran Duque se estaba muriendo, y nada más acabar la función les dijo tanto a Pablo y a Olga que le legaba su cítara y laurel a su hijo Vladimir.


De vuelta al frente el príncipe acabó enfermando de tuberculosis, por lo que se decidió enviarlo a Crimea en donde los Romanov poseían el palacio de verano que Nicolás y Alejandra habían mandado a construir hacía tan solo 5 años. Estando allí sufrió varios episodios personales. Muchos de sus amigos de la Academia Imperial murieron en las trincheras, supo de la muerte de K.R lo que le afectó profundamente, y se enamoró por primera vez, aunque por desgracia no llegó a nada. Poco se sabe de la vida amorosa de Vladimir, se sabe que amó a varias mujeres, pero ninguna de ellas llegó a saber de los sentimientos que este albergaba por ellas.


Una vez recuperado de sus pulmones regresó a casa, aunque ya no volvería a la vida en el frente, puesto que la tuberculosis le había dejado secuelas. Aquel año de 1916 y gracias a la Emperatriz, Vladimir pudo ver publicada su primera selección de poemas, los 86 que había escrito entre 1913-16. El dinero ganado se destinó a las obras de caridad de Alejandra y sus hijas.


Las composiciones versaban sobre múltiples temas –el amor, la naturaleza, la mitología, la música, las artes, el teatro, la familia, los amigos, el patriotismo, la guerra… La obra revelaba un fuerte apego a las mejores tradiciones de los más famosos poetas rusos, tales como Pushkin, Tolstói y Maikov, pero además mostraba influencia de los simbolistas y el uso frecuente de la personificación de objetos para expresar sentimientos. Las fuertes y puras creencias religiosas del autor también se manifestaron en varios de los poemas de la Selección, vinculadas con temas tales como la oración, el pecado, el arrepentimiento y la vida eterna. Recibió varios reconocimientos por su talento, y fue condecorado con la Orden de Santa Ana por sus méritos en el frente. Además de aquello, Nicolás II les había concedido el año pasado tanto a él como a su madre y hermanas el título de Príncipes Paley y el tratamiento de Altezas Serenísimas.


Revolución

Vladimir, como otros parientes Romanov, fue consciente de que si Rusia no cambiaba la Autocracia por un sistema constitucional los días de la corona estaban contados. El asesinato de Rasputín por acabar con su influencia sobre Alejandra y Nicolás por la enfermedad del Tsarevich Alexis no trajo el cambio esperado. La familia Paley se vio salpicada por el asesinato del falso monje cuando se descubrió que Dimitri, el hermanastro del Príncipe, estaba implicado en el asesinato. Pero 3 meses después estalló la revolución, y pese a que Vladimir, su padre y otros parientes redactaron una proclama en la cual Rusia se convertiría en una monarquía constitucional, y que debían firmar Nicolás y Alejandra, estos se negaron. Ya era demasiado tarde. El 15 de marzo de 1917 Nicolás II abdicó y la Dinastía Romanov llegó a su fin. Pero la pesadilla no había hecho más que empezar.


Nicolás y su familia fueron puestos bajo arresto en su propio palacio, muchas residencias fueron saqueadas y todos los miembros de la Familia Imperial cesados de sus cargos.


Vladimir Paley4

La familia Paley en 1916. De izquierda a derecha, la Princesa Olga, Irina, Vladimir, Natalia y el Gran Duque Pablo


Muchos Romanov huyeron del país en cuanto cayó el Imperio, pero la familia Paley decidió quedarse en su palacio, con la esperanza de que el Gobierno Provisional no duraría mucho. Durante el verano de 1917 Vladimir escribió bastante, aunque su poema ´´Susurros de espejo´´ le costó casi el arresto, dado que en él atacaba al Presidente Kerensky. En muchos poemas mostraba su desilusión con el futuro, la añoranza de los tiempos pasados, evocando épocas como el II Imperio Francés, Versalles y los años felices de París. Hasta octubre la situación para el príncipe y su familia fue más o menos agradable, pero aquel mes estalló la Revolución en la que Lennin y sus comunistas se hicieron con el poder. Fue entonces cuando empezaron las purgas contra la familia Imperial y los miembros que habían decidido quedarse en Rusia.


El Gran Duque Pablo fue arrestado, y tras un interrogatorio cruento fue puesto en libertad, pero Vladimir fue obligado a presentarse en la Checka también donde le mostraron 2 documentos. Si firmaba el primero repudiando a su padre podía evitar la cárcel y el exilio, si no, debía firmar el segundo e ir al exilio. No hace falta que diga cual fue su elección.


El 3 de abril de 1918 Vladimir partió al exilio. Pese a que la princesa Olga intentó por todos los medios salvar a su hijo de las garras de la Checka, estos no cedieron. Años después la princesa contaría como se arrepintió de no haber mandado a su hijo al extranjero, ni el haberse marchado antes con su familia de Rusia. Justo el día de la partida de su hijo se publicó la II Selección de sus poemas, los cuales pasaron desapercibidos. Vladimir no volvería a ver a sus padres y hermanas nunca más.


Primero fue enviado a Viatka junto a sus primos, los hijos de K.R, Ígor, Iván y Constantino, su tía la Gran Duquesa Isabel, hermana de Alejandra, su primo el Gran Duque Sergio, la esposa de Constantino, Elena de Serbia, la religiosa del convento de Isabel, la Hermana Bárbara Yákovleva y el secretario del gran Duque Sergio, Fiodor Semiónovich. Pasaron allí 11 días en los cuales la población se portó bien con ellos y allí Vladimir siguió escribiendo tanto poemas, obras de teatro y cartas a sus padres. Tras aquel período de paz de 11 días se les mandó a Ekaterimburgo, donde estaban presos el Zar y su familia, aunque no pudieron verse. Tras un par de semanas en Ekaterimburgo y ante el avance del Ejército Blanco se les mandó a Alapaevsk.


El final

El príncipe fue alojado en una escuela abandonada y transformada en prisión al llegar a Alapaevsk junto con el resto de sus familiares. A los pocos días de llegar la Princesa Elena fue puesta en libertad y obligada a volver a Leningrado con sus hijos. En aquel tiempo los prisioneros gozaban de algunas libertades como ir a la iglesia, dar paseos, leer, cuidar del jardín y el huerto de la escuela y jugar con otros chicos a la pelota o a las canicas. Pero a finales de junio su escuadrón de carceleros fue sustituido por bolcheviques radicales y se les privó de volver a tener las libertades de antaño. Ninguno de los poemas que Vladimir escribió han llegado hasta nosotros, dado que fueron destruidos una vez que se le dio muerte.


La madrugada del 17 de julio de 1918 Nicolás, su familia y un grupo de criados que habían decidido permanecer con ellos fueron asesinados a balazos en el sótano de la Casa de Ekaterimburgo. A medianoche Vladimir y sus parientes fueron despertados y se les obligó a vestirse y a subirse en una carreta, donde les ataron las manos y les vendaron los ojos. Acto seguido se les llevó a un bosque, adonde llegaron ya de madrugada del día 18. Los 8 fueron arrojados al interior de una mina y acto seguido se les lanzó una granada que explotó derribando las paredes alrededor de estos. El fondo estaba inundado de agua y barro y los bolcheviques, pese a ello, vieron que algunos lograron librarse de las ataduras y tratar de salir, entonces cayó sobre ellos una ráfaga de balas, golpes con la culata del fusil y puñaladas con las bayonetas. Acto seguido se arrojó otra granada. Era el fin. Y aún así los campesinos oyeron durante días cánticos ortodoxos, que venían del fondo de la mina, pero la guardia puesta en el lugar del crimen evitó que se pudiera socorrer a las víctimas.


Aquel día Rusia perdió a un gran poeta que habría figurado en la historia de la literatura rusa y probablemente entre los rostros de autores de renombre. Vladimir jamás se metió en ningún asunto político, siempre fue fiel a sus principios y a sus creencias, pero el ser hijo de un Romanov le costó la vida.


Tres meses después Alapaevsk cayó en manos de los blancos y los cadáveres fueron recuperados.


En la autopsia se descubrió que el Príncipe había muerto por una hemorragia subdural. Más sorprendidos se quedaron cuando vieron que la Gran Duquesa Isabel había vendado la cabeza de uno de los Príncipes rasgando su hábito. Murieron de hambre, por sus heridas y las condiciones infrahumanas en las que permanecieron demasiado tiempo.


En 1919 Pablo fue asesinado junto a sus primos Demetrio, Nicolás y Jorge en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Nunca supo del trágico destino de su hijo. Solo Olga, Irina y Natalia lograron escapar de Rusia a través de Finlandia y llegar a París. Desgraciadamente Natalia fue violada por los bolcheviques en algún momento de su cautiverio antes su huida, lo que le impidió tener hijos en el futuro. Olga tenía esperanzas de que Vladimir hubiera podido escapar y seguir con vida, pero la noticia que recibió fue la que más deseó no haber recibido. La princesa Olga murió en 1929 en París de un cáncer de mama. Tanto Irina como Natalia se casaron, pero solo Irina tuvo hijos. Natalia fue actriz y modelo de alta costura por un tiempo y se casó 2 veces. Murió en 1981 en New York e Irina en 1990 en París.


Justicia póstuma y divina

En 1981 la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio beatificó tanto al Príncipe como a sus primos, a su tía y a los miembros de la Familia Imperial, junto a sus fieles criados que murieron al lado de ellos. Tanto Irina como Natalia estuvieron en la ceremonia. Posteriormente en 2000 y tras la caída de la URSS todos ellos fueron declarados mártires y víctimas del comunismo. Hoy en día es Su Alteza Santísima San Vladimir Paley Romanov. Pero ni su cuerpo ni los otros 5 han logrado ser recuperados. Ante el avance del Ejército Rojo los cuerpos fueron trasladados a una misión ortodoxa en Pekín. Allí fueron enterrados, pero poco después solo Isabel y Bárbara fueron trasladadas y enterradas en Jerusalén, donde aún reposan en la Iglesia de Santa María Magdalena. La misión ortodoxa china fue destruida en 1967. Pero los cuerpos de Vladimir y sus primos aún están allí en donde actualmente hay un parque, a la espera de retornar a la Rusia que tanto amaron y ser enterrados en la Catedral de San Pedro y San Pablo, donde todos los zares reposan desde los tiempos de Pedro el Grande.


Expongo aquí, algunos de los poemas que han sobrevivido de Vladimir Paley Romanov.


(Escrito en honor de sus padres)

"Estamos bien ambos. El turbulento pasado, 

como sombras fugitivas, no es nada ahora,

No sin motivo los años tristes y los 

felices pasamos juntos. Estamos bien juntos.


Durante largo tiempo buscamos un apacible 

refugio.  Nos escondimos de la gente, nos 


sentíamos oprimidos por el bullicio.

Y creamos, amada mía, un hogar de tierna 

felicidad" 


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(A sus hermanitas)

Por meses, años y siglos enteros,

mientras que en el cielo ángeles

sollozabais, la mujer ha podido quejarse y

el hombre maldecir.

¡Más los niñitos no han dejado de sonreír! 


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(Desconocida)

"Te cantaré, amada,

y no sabrás que ella,

eras tú. Mi secreto,

excelso amor.

Esta página leerás, como

cualquier otra página".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(En honor de la Mona Lisa)

" Me ensalzaste en sueños

y me manifesté. Sabes, que

un cobarde mi forma tangible

secuestró.

Pero sus bajos instintos no

ocultaron las ilusiones sobre

la belleza, y entonces,

desfalleciente soñador,

liberaré mi alma remanente;

Respiró el cuadro de Leonardo

le dio vigor la dueña escogida, pero ,

para quien no escoge la chispa de Dios,

que a la belleza no se dedica de modo

egoísta la Gioconda no puede ser

aprisionada.

La dejé desaparecer. Mi espíritu se

remonta más brillante y limpio que los

pensamientos de las gentes".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(A su madre la Princesa Olga)

"Tú inspiraste en mí la fuerza, la fe, la

esperanza, revestiste mi alma con

brillantes trajes"


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(1917)

"En la búsqueda del amor, valoramos

solamente aquel que adquirimos un costo

cruel,

que rige el cuerpo y el alma ásperamente,

que es humillante y dolorosamente

malgastado".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(A su primo Nicolás II tras su abdicación)

"En los días de la Revolución

¿Por qué no miraste con silencioso

ceño la voz de tus amigos?

Porque dí,

¿No distinguiste las cosas verdaderas de

la palabra falaz?

Pudiste haber salvado el rayo decadente,

el sueño de la corona".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(Cautiverio 1918)

"Los amados seres queridos, tan

tristemente lejanos, y el enemigo tan

terriblemente cerca".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(Gran Ayuno 1917)

Oh permíteme levantarme de nuevo con

entusiasmo, permíteme ver en el vecino

algo distinto a la mentira, permíteme amar

y permítime estar preparado cuando sea

llamado a Ti!".


            * * * * * * * * * * * * * * * 

(Epitafio 1918)

"SU ALMA CON CANSADAS ALAS VOLARÁ,

ASESINADA, HACIA EL CREADOR"




Conde Bevilacqua Benedetti 















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.