martes, 20 de noviembre de 2018, 22:22
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Conspiraciones y consultas ilícitas

|



Y añadamos populistas y oportunistas. Ser un buen gobernante no es perseguir a tu pueblo por su origen, religión o condición sexual. Ser buen gobernante no es obligar a jurar sobre una bandera que no recoge la unidad nacional ni mucho menos la reconciliación del país, ni en la que te identificas.


Y ahora, este pasado 23 de junio, se llevó a cabo en el barrio de Vallecas una consulta ilegal para votar si España ha de ser una república o seguir siendo una monarquía parlamentaria.


Careciendo además de talento político propio, los organizadores de esta consulta se inspiraron en las urnas ilícitas del 1-O e imitando a Puigdemont para así llamar la atención de sus seguidores. Y fueron pasando las horas, los minutos y según el recuento final la república ganó en su mayoría, pero ya y aquí digo, que esos votos no tienen validez ni legitimidad alguna. Ni PODEMOS, ERC, CUP ni los CDR, estos últimos que siembran el terror en las calles de Barcelona al más puro estilo de la KGB o las SS y Gestapo, van a llevar a cabo su proyecto carente de democracia y de ética humana; ni mucho menos intentar expandirlo por el resto de España. Ningún referéndum puede llevarse a cabo si el Congreso de los Diputados no le da luz verde. Además no debe extrañarnos que los votos hayan sido falsificados, y añado que no se pidieron los DNI a ninguno de los votantes y según parece ser se pudo votar varias veces. Una auténtica consulta al más puro estilo bananero.


¿Para qué rescatar el fantasma de un gobierno que ni siquiera ganó en las elecciones de 1931?, que además eran municipales. Un gobierno que poseía dos caras una blanca y otra negra, la que no quieren que salga a la luz los que pretende restaurarlo. Por un lado estaba el avance de la alfabetización, el divorcio y el derecho a voto para la mujer. Pero por otro estaba el gobierno que permitía la quema de iglesias, las expropiaciones y destrucción de patrimonios, el encarcelamiento de quien tenía una bandera monárquica en su casa y la prohibición a las órdenes religiosas de educar. El mismo gobierno que acabó enfrentándose consigo mismo durante la Guerra Civil y que mató a miembros de su gobierno, y que antes de pedir ayuda a la URSS durante la guerra le pidió ayuda a la Alemania Nazi. Del todo inaceptable.


Las mentiras pretende cobrar vida, hacer política y sembrar la discordia entre los españoles. Las sanguijuelas que conspiran a la sombra con la esperanza de hacerse con el poder alegando farsas y lemas como ´´Monarquía Corrupta´´,  ´´Borbón Borbonero´´   ´´Heredero del Franquismo´´,  están dispuestas a destruir el legado de la Transición y convertir España en una II Venezuela, usando además la ignorancia de muchos como arma política. Esos mismos que alegan ser defensores de la democracia, cuando la mitad de ellos ni habían nacido cuando se restauró la democracia en nuestro país, son los mismos que de haber vivido en 1936 habrían participado en las Sacas Republicanas sin hacer distinción alguna.


Moral y política van separadas de la mano muchas veces, porque así es la historia, lamentablemente. Pero yo sinceramente digo que las mentiras acaban pesando tanto que al final hacen naufragar a quienes las crearon. En una sociedad madura y democrática como la nuestra una monarquía renovada y en la figura de S.M Felipe VI de España es el futuro y no una vuelta al pasado ni a la autocracia de Fernando VII. Realismo ante todo señores lectores, no vivimos en una dictadura ya. Vivimos en una democracia en la que nadie puede robarnos nuestros derechos.


Imponer una república a la fuerza es de todo menos democrático sin consultar al pueblo primero ¿Quiénes creen que son ellos para imponer su visión o darnos lecciones de historia cuándo ellos la falsifican?.


He aquí que le digo que no a la República, porque nadie cree ya en fantasmas ni en cuentos de vieja. Ya nadie cree en la tricolor, una bandera que en vez de unir lo que hizo fue separar. No es no. Y sin embargo seguirá habiendo quienes insistirán en que la rojigualda es la bandera de la opresión y manchada con la sangre de los inocentes que dieron su vida por la democracia y la libertad de España, pero... ¿Acaso la tricolor estuvo impoluta durante todo el tiempo que ondeó en nuestro país?.


He aquí que debo poner el ejemplo de dos reyes grandes de la historia. Jorge VI del Reino Unido y Haakon VII de Noruega. Cuando sus países se vieron amenazados por los tentáculos de la Alemania Nazi y la II Guerra Mundial, defendieron con su pueblo los principios de la democracia, la soberanía nacional y el respeto igualitario social y étnico de sus naciones. Apoyándose en ello se consiguió, tras muchas pérdidas y sacrificios, la victoria de la libertad y la paz sobre la tiranía y el odio. Y he aquí que explico porque pongo este ejemplo, porque es el que ha de prevalecer a toda costa y nosotros mismos tenemos el ejemplo de S.M Juan Carlos I cuando defendió la democracia en el fallido golpe de estado del 23-F. Y termino poniendo a su hijo y actual rey de España, Felipe VI, quien defendió la unidad del país en el discurso del 3 de Octubre. Un discurso más democrático que cualquiera que dieran, den o vayan a dar los farsantes de Torra y Puigdemont.


No republica



Unidos se gana, y más si se ha de preservar una España unida ante los conspiradores que dicen amarla pero desean destruirla. Para terminar expondré una verdad que pocos conocen. La Ley de Vagos y Maleantes no vino con Franco, sino en 1934 cuando además se abrió el primer campo de concentración para homosexuales, ¿sabían esto?, ahora sí. Y que al Águila no es un símbolo de Franco sino de los Reyes Católicos pero que se usó como escudo nacional durante el período 1939-77. O que el Valle de los Caídos no es un monumento ni mausoleo franquista sino un mausoleo nacional en donde están enterrados tanto republicanos como nacionales.


TVE NO ES UN JUGUETE 


Y para terminar diré que España no es Venezuela ni Irán en donde la TV, la radio, Internet y hasta el aire están controlados. PODEMOS pretende colocar a su candidato, mejor aún si es contrario al rey y a la constitución, para ser el Presidente de una de las cadenas más importantes de nuestro país y tener vía y espacio libre para sembrar el odio, el sectarismo y la desunión de los españoles y así llamar a derrocar a la corona. No debe permitirse que en una democracia se use una cadena de TV como un juguete o circo de titiriteros para que sean otros los que dicten las reglas o tiren de los hilos. Aparte de conspiradores ya podemos ver que son cobardes y se esconden bajo las faldas y pantalones de los que les vienen como anillo al dedo para hacerse con el poder.


Yo, sinceramente, no he venido a este mundo a dar discursos políticos. Pero no puedo callarme ni mucho menos no seguir la voz de mi conciencia cuando veo que el desorden campa a sus anchas cual bravo caballo del sanguinario Atila, que si bien hemos leído la historia, no volvía a crecer la hierba por donde pasaba.


Bandera España nuevo diseño



Peligra el Patrimonio de España, peligra el futuro, la democracia y la corona. Peligra aquello que siempre hemos conocido. Y cuando un gobierno populista gana el poder está todo perdido y se destruyen las culturas. España, en toda su historia, ha vivido episodios realmente apocalípticos, pero siempre ha renacido cual Ave Fénix de sus cenizas. Porque somos el reino más antiguo de Europa, porque nuestra historia es nuestro espejo y reflejo del alma, porque el Rey es el broche de unidad de nuestro país y porque ante todo y siempre hemos sabido quienes éramos fuimos y somos. Hemos luchado contra invasores, crisis, epidemias, exilios y dictaduras. Intentemos, sinceramente, dejar atrás el odio y la separación y ser de nuevo una familia unida. Y pido perdón, humildemente, si al escribir esto he podido herir la sensibilidad de alguien, cuando no he querido mucho menos llegar a ese punto. Solo he deseado compartir la voz de mi conciencia.


ESPAÑA

Yo nací en España, 

una bella tierra de 

playas doradas.


Y tierras rojas, bañadas 

por la sangre y el sol,

cuyo brillo celestial 

jamás se apagará.


Yo nací en España, 

bella tierra de naciones, reinos 

y bosques.



Yo deseo morir en España, 

esta mi bella patria, 

regida por el soberano Borbón, 

descendiente del Rey Sol.


Yo nací y morí en España. 

Tierra libre, bella y amada.                              

     

                                                                       



Por Conde Bevilacqua Benedetti 














Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.