domingo, 21 de octubre de 2018, 22:48
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Cataluña, ciudadanos y clientes

|



Juan Carlos Ayuso

Como saben, opino que existe una estrecha correlación entre el gobierno de un país y la dirección de una empresa.


En el caso de España, realidad que aglutina una rica historia y poderosos y particulares aspectos culturales, podríamos establecer la analogía con una multinacional formada por diversas áreas, sus regiones, que se afanan en un mismo trabajo común: sus clientes, los españoles.


En este ejemplo, el gobierno se correspondería con la cúpula directiva de dicha organización y los ciudadanos con sus empleados y clientes. Lo que hagamos entre todos repercutirá en todos y, lo que no hagamos, también.


Por otro lado, los clientes en primer lugar somos nosotros y, después, los ciudadanos de otras naciones.


He tenido la oportunidad de trabajar con muchas multinacionales, y confieso que en alguna ocasión me he topado con situaciones particularmente llamativas.


Es el caso de algún departamento de empresa cuyo “gerifalte” se creía más listo que nadie en la empresa y a la hora de remar en un propósito común, prefería hacerlo en una dirección particular, que por regla general no interesaba a nadie más que a él/ella, habitualmente por motivos espurios.


Digo que es llamativo porque cuando uno se sienta a negociar a una mesa sobre el futuro de una compañía, lo que quiere es escuchar el “todos a una, como Fuenteovejuna”.


Cuando esa voz a la que aludo, se escucha, inexorablemente suele ser el preludio de marejada a fuerte marejada en la compañía. Por no mantenerles en vilo, les diré que el saldo es siempre el mismo: el directivo con visión egotista es expulsado irremediablemente para recobrar el norte perdido. También les diré que dicha persona generalmente encuentra trabajo pronto y allá donde va, repite el proceso anterior…


Ahora que ya están en la longitud de onda necesaria les hablaré de Cataluña. Viene al caso porque voy a hacerme eco del artículo de ABC, “Cataluña pierde la propiedad de sus cavas más emblemáticos”.


Dicho artículo nos refiere las dificultades a las que se enfrentan dos de las industrias más prestigiosas del sector del cava en nuestro país: Freixenet y Codorníu.


Sinceramente, lo hago con pena.


Cuando era niño, mi padre solía recibir muchos regalos por Navidad, entre otras cosas, cajas de botellas de champaña Codorníu.


Sí. No es una errata. Hasta que los franceses reivindicaron la denominación de origen champagne, allá por los años setenta, los espumosos elaborados bajo método champenoise se comercializaban con el mismo nombre que los franceses antes de adoptar apresuradamente la denominación cava y así no entrar en litigios. Resalto el detalle para los lectores más jóvenes.


Pues bien, volviendo a Codorníu y al artículo de ABC, durante años este cava que estuvo omnipresente en las mesas españolas, no digamos en los brindis más felices…, de unos años a esta parte ha tenido que focalizar sus ventas en el extranjero, toda vez que su consumo cayó en picado en nuestro país. Al parecer, la familia Raventós fundadora en 1555 de una de las empresas más importantes de España, ha vendido una parte mayoritaria al conglomerado de empresas norteamericano Carlyle. Según parece, una salida para asegurar la viabilidad económica, al tiempo que mejorará su penetración en el mercado internacional.


Espero y deseo que sea así.


Mientras, la pregunta que me hago es ¿por qué algunos no se dedican a hacer experimentos con gaseosa, en lugar de jugar con el futuro de todos? Si todas las empresas buscan denodadamente la satisfacción de sus clientes so pena de ser castigados con el rechazo, ¿por que nadie se da cuenta de que los clientes-ciudadanos, ciudadanos-clientes, siempre tienen/tenemos la razón?


Es todo un axioma comercial, que creo muy oportuno refrescar a aquellos a los que les gusta remar contracorriente en pos del beneficio particular y desoyendo, por regla general, las recomendaciones de los que se sientan a negociar en torno a la misma mesa.



Juan Carlos Ayuso

Director de El Monárquico













Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.