martes, 11 de diciembre de 2018, 21:10
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Ya viene, ya viene...!!! (Parte I)

|


Primos



Inmaculada Fuentes B.

Ese era el grito de guerra que todos estaban esperando....


No importaba que fuese invierno o verano, los Domingos se reunian en el huerto donde habían construido una pequeña caseta de aperos. Allí guardaban las herramientas para el campo pero, allí también pasaban los mejores ratos todos juntos.


Las mayores eran las abuelas. Tres hermanas que se encargaban, como no, de preparar la Paella. Era bastante divertido verlas preparar todo lo necesario: "Los muslos para los pequeños", "a mi nieta le gusta la pechuga", "buena cantidad de bachoqueta que le gusta a mi hija" y no podia faltar: "bastantes higaditos para los hombres, que sacan para la cervecita de antes de comer y luego no dejan casi ninguno". Eran las mejores paellas de la vida, como no iban a serlo si además, estaban bien cargadas de "cariño de abuelas".


Las hijas y nueras también andaban alrededor. Ellas iban preparando todo lo demás para la comida, la mesa de los mayores y la de los niños. Si, primero se atendía a los niños y después ya podian disfrutar de los "manjares" los mayores. También aprovechaban para ponerse al día. Comentaban como había ido la semana, los colegios, los trabajos, si alguno de los niños se había resfriado y, como no, algún cotilleo de última hora: "¿sabes qué escuché ayer ?..."


Los hombres, por su parte, se ponían con las tareas del huerto. Siempre había algo que hacer y, "aprovechando que hoy somos más, las cosas se hacen antes". Se ponían a podar, abonar, regar o quitar malas hiervas que siempre parecian molestar mucho. Sólo quedaba un abuelo ,y este se convirtía en el Jefe. Era el encargado de dirigir las tareas de los hombres. Ellos primero le discutían: "pero abuelo, no ve que eso no puede hacerse así ? ", " como que no, si yo pudiera os enseñaría ahora mismo; que juventud ! ". Al final le daban la razón y cuando ya estaba contento , seguian haciendo las tareas a su manera. Era divertido ver como el abuelo se iba relatando y moviendo la cabeza pero, contento por haberlos convencido...o eso pensaba él.


Los niños, chicos y chicas de varias edades, se divertían juntos o por separdo ya que, más o menos tenían distribuidos sus papeles. Eran " los primos" y aunque tuviesen sus diferencias en algunos momentos, eso les hacía ser un equipo.


A la hora de los juegos...



Inma Fuentes B.












Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.