lunes, 22 de octubre de 2018, 03:01
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Pacto de silencio: la oreja de Van Gogh

|


Van Gogh

Autorretrato con oreja cortada, hecho en 1.889. Vincent van Gogh ( 1853-1890 ). Galería de Arte del Instituro Courtauld. Londres



Zizi

No hay unanimidad. No hay registros legales fehacientes y fidedignos. No hay sino la certeza de un autorretrato en el cual aparece vendada la oreja derecha, aunque la herida o faltante es la izquierda, pues el autorretrato en cuestión fue realizado frente a un espejo.


La relación entre Paul Gauguin y van Gogh fue muy turbulenta, se sabe que ambos se pintaron mutuamente durante su convivencia en Arlés: Gauguin pintó de perfil a van Gogh y éste, a Gauguin de espaldas . Una tarde del 23 de diciembre de 1.888, ambos tuvieron un altercado que dio origen a una de las explicaciones acerca de la pérdida de la oreja izquierda de van Gogh, o parte de ella.. En sus Memorias, Gauguin cuenta que discutieron y que Vincent lo amenazó con una navaja y que por la noche, el holandés, se automutiló una parte de la oreja y que a continuación, había envuelto el lóbulo en un paño y se habría dirigido a un burdel de Arlés, donde presentó "este regalo" a una prostituta llamada Rachel. Esta es la versión de Gauguin, de quien se sabe abandonó inmediatamente "la casa amarilla" en la cual convivía con su amigo, se fue a París y no volvió a tener contacto con Vincent, exceptuando alguna correspondencia.


Mientras, van Gogh fue trasladado al Hospital Hôtel- Dieu de Arlés, en el cual estuvo internado medio mes. A su vez, Gauguin declaró a la policía que la pérdida del lóbulo se debía a una autolesión, por otro lado, se cree que el corte fue una automutilación como respuesta al disgusto que le causó al pintor, la noticia acerca de que su hermano Theo,- su gran apoyo-, se casaría.


Sin embargo, estudios testimoniales sobre el informe policial, junto a las noticias publicadas en periódicos de la época y la correspondencia entre ambos pintores, llegaron a la conclusión de que Gauguin hirió a van Gogh con su sabel en una disputa, ya que era un excelente esgrimista, y que una vez solo, van Gogh habría terminado de recortar la oreja.


Van Gogh jamás culpó a Gauguin, pero cuando regresó de su internación, pintó su famoso autorretrato frente a un espejo, donde la oreja herida es la izquierda y no la derecha, como el espectador la ve en el cuadro.


                                                                                     * * * * *

-Señora, la visita ha terminado...


-Sí...perdón...entiendo.


-Parece impactada...


- Sí, pero pienso intensamente en esta historia y creo que la única verdad es este autorretrato.


- ¿Por qué?..¿No cree en mis explicaciones?...


-Sí, por supuesto. Pero también siento que las informaciones sufren infinitas interpretaciones, tantas cuantas cada espectador pueda soportar en su mente, sumado a la emoción, al encanto, a la magia de un ser que me mira pacíficamente desde un lugar icónico, mientras fuma una pipa que huele a pasado vestido de palabras, más que de verdades.


-Señora, vamos...El bus nos espera...


                                                                                     * * * * * 

Hoy estuve en un pacto de silencio. Éramos tres. Sí, tres. Gauguin, Van Gogh y la Humanidad, tratando de ver lo invisible, detrás de un autorretrato. Es que la verdad anida en el silencio, como en cada obra de arte: mensaje de tumbas. Ellos han muerto.



___________________________

Zizi Kessler

Profesora de Literatura, Castellano y Latín

- Argentina -












Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.