martes, 11 de diciembre de 2018, 22:40
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Epístola a mi amor desafortunado

|


Epistola a mi amor desafortunado




Cesar  Ferandez Duran


Poema de César Fernández Durán





                EPÍSTOLA A MI AMOR DESAFORTUNADO


                  Así como Santo Tomás metió sus dedos,

                  incrédulo, en la herida abierta

                  de Cristo resucitado para confirmar con el tacto

                  lo que le mostraban sus atónitos ojos,

                  así quiero yo adentrarme en tus entrañas

                  con el ímpetu de las corrientes marinas,

                  con la furia de los vientos huracanados,

                  con la brutalidad de los movimientos sísmicos

                  que hacen tambalearse hasta los más majestuosos monumentos,

                  que parecen inquebrantables.


                   Así como Jesús, después de la Cena Pascual,

                   lavó los pies a sus discípulos,

                   así quisiera yo someterme humilde a tu voluntad

                   y venerarte con el corazón contrito

                   y alabarte a cada instante con la lira de mi lírica,

                   como lo hiciera el Rey David a nuestro Señor bendito.


                   Así como Adán y Eva, desobedeciendo el mandato divino,

                   saborearon los frutos del árbol del bien y del mal,

                   y por ello fueron expulsados del Paraíso terrenal,

                   así deseo yo saciar mis ansias de ti,

                   devorando con fruición tu fruto prohibido.


                   Así como Abraham no dudó en su mano alzar

                   para asestar el golpe mortal

                   a su único hijo Isaac

                   y ofrecerlo en Holocausto al Altísimo,

                   así quisiera yo tus designios acatar

                   con la mansedumbre que me invade el alma

                   al tener conciencia de mi intrínseca conexión

                   al noumen de tu ser.


                   Así como David consiguió derrumbar

                   al gigante filisteo Goliath

                   lanzándole con la honda una piedra al cráneo,

                   así quisiera yo derrocar

                   los muros de tu Torre de marfil

                   que delimitan mayestáticamente un espacio

                   en el que permanece en ataraxia tu alma,

                   mientras se purifica en un proceso de catarsis,

                   elevándose al mundo Platónico de las Ideas.


                    Así como en Pentecostés el Espíritu Santo descendió

                    con lenguas de fuego sobre las sagradas sienes

                    de la Virgen María y de otros Santos héroes,

                    así quisiera yo impregnarte de mi esencia,

                    empapándote de mí,

                    para que nos unamos en un sólo ser de amor y pasión.


                    Así como Jonás, al ser lanzado al mar,

                    la furia de Dios (por haber desobedecido su precepto

                    de viajar a Nínive) se aplacó,

                    así quiero arrojarme al seno de tus senos,

                    para sumergirme en tu templo sagrado

                    y confundirme en una conmixtión de esencias,

                    en una fusión de átomos,

                    en una mezcolanza de vísceras y pieles,

                    para apaciguar el látigo de tu indiferencia.


                    Así como Dios, mediante Moisés, las aguas dividió

                    del Mar Rojo para que los hebreos pudiesen escapar del yugo del Faraón,

                    así quisiera yo separar los entresijos de tus concavidades

                    para cobijarme en ellas y deslizarme

                    por el arcoíris de tus sentimientos.


                    Así como Judith cercenó

                    la cabeza del general asirio Holofernes

                    para evitar que éste destruyera la ciudad de Betulia,

                    y Dalila cortar mandó

                    los cabellos que otorgaban la fuerza a Sansón,

                    el que otrora un templo filisteo derribó

                    con la potencia de sus hercúleos músculos

                    y con un ejército entero acabó

                    únicamente con la quijada de un asno,

                    así quisiera yo escindir mi cuerpo de mi mente

                    quebrantando los postulados del interaccionismo dualista cartesiano,

                    para que mis pensamientos no influyan en mi corazón

                    y poder así dar rienda suelta a mi pasión

                    sin una brida cognoscitiva que les ponga freno.


                    Así como Job con paciencia soportó

                    todas las tribulaciones y desdichas que Dios le envió

                    para probar la fortaleza de su espíritu,

                    así quisiera yo obtener la hypomoné

                    y dominar las pasiones

                    para ser dueño de mí mismo frente a las adversidades

                    de la vida, sabiendo que la fe

                    produce la paciencia

                    y la paciencia te eleva a la perfección de la conciencia.


                    Así como el diablo tentó a Jesús en el desierto

                    incitándole a convertir las piedras en panes

                    y a postrarse de rodillas ante él y adorarle,

                    así quisiera yo que tus encantos me tentaran

                    para constatar si la realidad de tu existencia es una ficción

                    o es verificable empíricamente a través de los sentidos,

                    para descartar las premisas del solipsismo epistemológico.


                    Así como Noé renovadas vio

                    sus esperanzas

                    al regresar la paloma liberada

                    con una hoja de olivo en el pico,

                    tras el Diluvio Universal purificador,

                    así yo centro todas mis expectativas e ilusiones

                    en alcanzar la cúspide de la fortificación

                    en la que guardas con tanto recelo

                    tu soñado corazón.



____________________________________

Autor: César Fernández Durán
















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.