martes, 25 de septiembre de 2018, 20:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El Príncipe de cristal

|



                                         S.A.R. ALFONSO DE BORBÓN Y BATTENBERG



Alfonso de Borbon y Batterberg

Nació en el más bello de los palacios europeos, tuvo mayordomos, niñeras y los mejores tutores del mundo y fue querido por su familia. Todo ello hacía pensar que sería el digno sucesor de su padre cuando subiera al trono, pero tanto la enfermedad, como la república y la guerra y su temprana muerte a los 31 años impidieron a S.A.R  Alfonso de Borbón y Battenberg poder cumplir con su destino en este mundo. Hoy le recordamos.


Alfonso de Borbón y Battenberg nació el 10 de mayo de 1907 en el Palacio Real de Madrid. Fue el primogénito de S. M Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Alfonso era nieto de los dos monarcas más famosos de aquel momento en España; Alfonso XII y María Cristina de Hasburgo y Lorena, y por vía materna de Beatriz del Reino Unido y Enrique de Battenberg. Alfonso era por tanto bisnieto de la Reina Victoria I de Inglaterra.


Pero la felicidad duró poco. A los dos años de nacer se descubrió que el Príncipe de Asturias padecía la enfermedad que había sesgado la vida a muchos príncipes europeos a edad muy temprana, la hemofilia. La maldición de la Reina Victoria se había expandido por todas las casas reales europeas, Alfonso no era el único, su primo segundo el Tsarevich Alexis también la padecía. A partir de aquel momento la seguridad por la salud del pequeño se convirtió en una obsesión, así como en un secreto de estado. Todo aquello afectó a la relación entre Alfonso XIII y su esposa a la que acusó de transmitir la enfermedad a su hijo, dado que Victoria Eugenia, como su prima la Emperatriz Alejandra de Rusia, eran nietas de Victoria I.


Es por ello, y como dijo el escritor José María Zavala en su biografía de Alfonso, que el Príncipe pasó a ser el ´´Borbón de Cristal`` tal y como se tituló el libro.


Tras el nacimiento de Alfonso le siguieron sus hermanos. Jaime (1908-1975) Beatriz (1909-2002) Fernando (1910) María Cristina (1911-1996) Juan (1913-1993) y Gonzalo (1914-1934) y por desgracia Juan fue el único varón sano, pues Jaime era sordomudo y Gonzalo también padeció hemofilia.


Dentro de los límites Alfonso trató de llevar una vida normal. Amaba los caballos, el escultismo y supo hablar con fluidez alemán, inglés y francés así como memorizar la Constitución de 1876 y tratar de ser el digno heredero de la corona española. Pero con el paso de los años las crisis por la hemofilia se agravaron, lo que le provocó intensos dolores y le obligó a guardar cama semanas enteras. En 1923 juró a la bandera y a la Constitución y se celebró su mayoría de edad. 


Familia Alfonso XIII

                                                   Familia de S.M. el Rey Alfonso XIII


En 1929 la Reina María de Rumanía y su hija Elena visitaron España, y nada más verla Alfonso se quedó prendado de ella, pidiéndole que se casara con él de manera inmediata. Aquello aparte de suponer una alianza con el país balcánico supondría una alegría para Alfonso XIII y Victoria Eugenia, pues Elena aparte de ser una mujer maravillosa, era una excelente enfermera, pero la boda jamás se celebró debido a que el carácter ortodoxo de María chocaba con el licencioso de Alfonso XIII. Por lo tanto al final no hubo boda alguna. Pero lo peor vendría después en la vida del desdichado príncipe.


El 15 de Abril de 1931 partió, como toda la familia real, al exilio, pero en camilla. Había sufrido el peor de sus ataques una semana antes, durante una cacería en la cual se dañó un hombro, lo que provocó un derrame que se pudo parar, pero con secuelas fatales.


Edelmira Sampedro

Dos años después conoció en Suiza, en un sanatorio, a Edelmira Sampedro, una enfermera de nacionalidad cubana de la que se enamoró y pidió en matrimonio. Pero aquello supuso la ruptura con su familia, pues Edelmira, aunque de familia rica, no tendía sangre real y la Pragmática Sanción de Carlos III se mantenía pese a estar los Borbones en el exilio, por lo que Alfonso renunció a su título de Príncipe de Asturias y se le concedió el de Conde de Covadonga. Nadie acudió al enlace salvo la madre y la hermana de Edelmira. Alfonso XIII además le retiró apoyo tanto familiar cómo económico. Tras una discusión de tono muy elevado ni padre ni hijo se volverían a hablar. En 1934 sufriría un duro golpe al morir su hermano Gonzalo en un accidente de coche en Austria.


Alfonso Prince of Asturias w Eldmira Sampedro

Alfonso sin embargo no pudo tener hijos con Edelmira, pues tras una operación urológica quedó impotente. El matrimonio se divorció 4 años después, aunque Edelmira mantuvo el título de Condesa de Covadonga. Tras aquello Alfonso se erradicaría en Estados Unidos, donde unos meses después se casó con Marta Rocaffort, de la cual se divorciaría a los 5 meses de contraer matrimonio.


Y como si lo deseara, como si ya quisiera dejar de vivir muerto en vida y de sufrir, el antaño Príncipe de Asturias falleció en Miami el 6 de septiembre de 1938 tras sufrir un accidente de coche, y de una manera absurda, al chocar contra una cabina telefónica. En apariencia, el suceso no tuvo mucha importancia, pero el golpe le causó una hemorragia interna que no pudo cortarse por la hemofilia que padecía, falleciendo en el hospital Gerland a las pocas horas del suceso. En sus últimos momentos de vida pidió poder ver a su familia y despedirse de ellos, pero nadie vino. Solo la reina Victoria Eugenia llegó para ver a su hijo ya muerto, pues Alfonso XIII no quiso moverse de Roma. Herido en su orgullo no fue capaz ni de acompañar a su hijo en sus últimos momentos.


Alfonso fue enterrado en Miami, y durante los siguientes 31 años, hasta su muerte en 1969, solo Victoria Eugenia mandaría flores que llegaban ya marchitas a la tumba de su hijo. En 1985 sus restos fueron llevados de vuelta a España junto a los de sus padres y sus hermanos, y enterrados en el Escorial.


Después de 31 años de corta y malograda vida se podría decir que Alfonso de Borbón y Battenberg pudo hallar la paz que nunca encontró en este mundo, pero si en el otro.


¡ Que viva El Príncipe de Asturias!




_______________________________________

Autor: Conde Bevilacqua Benedetti 













Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.