lunes, 24 de septiembre de 2018, 15:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

¿La momia de la contrarrevolución?

|


Sha de Persia

                                                                                 Reza Shah


Pocas veces a lo largo de la historia hubo revoluciones que liberaran a sus pueblos de las tiranías de los hombres. Y si lo intentaron, tardaron décadas y hasta siglos en conseguirlo.


Rusia y Francia derramaron en sus revoluciones sangre inocente, de manera abundante y fanática, y se sumergieron en regímenes despóticos antes de alcanzar la soñada y ansiada libertad que tanto clamaron, pero el caso que trato en este artículo es bien distinto tanto a nivel político como cultural. Es el caso de Irán, la antigua Persia, que sigue sumido en un régimen de terror y caos auténtico.


Durante 2.500 años este país bello, culto, cosmopolita y que trató de unirse a nuestro mundo en numerosas ocasiones, fue gobernado por distintas dinastías imperiales hasta 1979, año en el que el Ayatolá Jomeini se hizo con el poder e implantó un gobierno teocrático que se está tambaleando, y cuyos meses, sin duda alguna, están contados. ¿El motivo? Un momia.


Según la religión de Ahura Mazda, el Zoroastrismo, y que veneraban los antiguos persas, el cuerpo solía llevado a las Torres del Silencio en donde los buitres devorarían su carne, pues el alma era lo único que importaba. ¿Por qué iba a Dios importarle la cáscara cuándo podía obtener el fruto maduro de su interior? Así era desde los tiempos del Imperio Aqueménida, pero solo el Shah, el emperador, podía ser enterrado en una ceremonia solemne y luego en su mausoleo.


Después de aquel siglo de oro (559-330 a.C) Irán entró en una época oscura hasta 1925 cuando llegó la nueva dinastía, los Pahlavi, cuya momia del fundador, Reza Shah, apareció hace casi dos semanas en las ruinas de un cementerio de Teherán que estaba siendo excavado para la construcción de un bloque de edificios.


Jorge Cabrera P.

                                                                Escudo de Reza Shah Pahlaví


Reza Shah es considerado por muchos como el Padre del Irán moderno. Luchó contra los bolcheviques durante las rebeliones de 1918-1921 que azotaron el norte del país, tras aquello fue nombrado I Ministro por el último Shah de la dinastía Qajar a quien derrocó en 1925 queriendo establecer una república en Irán, siguiendo el modelo de Ataturk en Turquía. Pero finalmente fue convencido de que era mejor mantener la corona.


La figura de Reza Shah poseyó dos caras, blanca y negra. Reinó durante 16 años, se levantaba a las cinco y dormía siempre en un colchón sobre el suelo, y lo curioso es que apenas sabía leer y escribir; pero modernizó su país llevando a cabo reformas que sentaron las bases de la Revolución Blanca que continuaría su hijo, el desafortunado Mohammad Reza Pahlavi.


A Reza Shah se le deben los siguientes logros.


Construcción de las primeras carreteras y oleoductos por todo Irán.


Construcción de los Ferrocarriles de Irán.


Creación de la primera Universidad de Irán.


Erradicación de la malaria.


Erradicación de los funcionarios corruptos del Estado.


Creación de las primeras escuelas en sustitución de las madrazas islámicas y del Corán.


Creación de los primeros bancos de Irán.


Emancipación para la mujer.


Creación de los certificados de nacimientos para todos los iraníes.


Pero también fue una época de autoritarismo. Reza Shah persiguió a tribus étnicas, como los Bakthiari, para confiscar sus tierras y explotarlas, así como mostrar su admiración por el régimen nazi de Alemania. De ahí que cambiara el nombre del país en 1935 por el de Irán ( país de los arios).


En 1941 fue depuesto por los Aliados y exiliado a Sudáfrica en donde murió tres años más tarde.


Shah Reza1


En 1948 su cuerpo fue llevado a Egipto, embalsamado, y devuelto a Irán. Tras un funeral de estado orquestado por su hijo, fue enterrado en el Mausoleo Imperial.


Con la Revolución Islámica de 1979 todos los símbolos de la monarquía fueron borrados y el mausoleo destruido, pero la momia jamás se encontró. Hasta el pasado 24 de abril, coincidiendo con el día en que Reza Sha fue coronado (24-4-1926) . Puede ser una señal.


Recordemos que Irán es parte de Oriente Medio y en Oriente Medio las señales y los sueños se interpretan de manera distinta desde los tiempos antiguos.


¿Podría ser la señal de que la familia imperial, que cada día obtiene más apoyos, sobre todo en los jóvenes de entre 18-25 años, pueda recuperar el Trono del Pavo Real en cuestión de meses?.


Desde Diciembre de 2017 multitudinarias protestas y manifestaciones sacuden Irán. Gritos en contra del velo y el hiyab, de la corrupción, del hambre, del fanatismo y a favor de los Pahlavi inundan las calles de varias ciudades del país. Y ahora aparece la momia de su antiguo emperador que muchos recuerdan aún por haber sacado a su país del Medievo y cuyo paradero se desconoce, sí así es. No sabemos si la momia ha sido confiscada o destruida, pero los testigos así lo verificaron al hallarla:- Es Reza Shah, sin duda alguna, y su regreso significa que Irán renacerá de sus cenizas cómo el Ave Fénix y que la luz vencerá a la oscuridad.


Solo el tiempo podrá decir que futuro y que nuevo capítulo está predestinada a escribir en su historia la cuna del antiguo imperio de Ciro II el Grande. 




Conde Bevilacqua Benedetti











Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.