martes, 20 de noviembre de 2018, 22:27
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Entrevista: Juan Carlos Ayuso, ganador del III Certamen Internacional Felipe VI en la categoría de relato corto

|



Foto1 JC Ayuso

                                          Juan Carlos Ayuso, autor de Lo Invisible



Miguel Adrover

Hoy traemos a las páginas de El Monárquico al periodista y creativo publicitario D. Juan Carlos Ayuso, ganador del III Certamen Internacional Felipe VI en la categoría de relato corto por, LO INVISIBLE, breve semblanza de una faceta poco conocida de S.M. el Rey D. Alfonso XIII: la Oficina Pro Captivi. Fundada para ayudar a las víctimas de la Primera Guerra Mundial, estuvo operativa en el Palacio Real de Madrid desde 1914 hasta 1921.


En primer lugar, gracias por atender las preguntas del Monárquico, después de recibir el galardón de ganador del III Certamen Literario Felipe VI.


Muchas gracias a ustedes.


LO INVISIBLE nos describe, dramatizando o imaginando ciertas situaciones, el trabajo de la Oficina pro Captivi de Alfonso XIII. ¿Cómo surgió la inspiración para orientar el relato con el que ha ganado el III Certamen Internacional Felipe VI?


En cierto modo, fue una casualidad. Llevo varios meses investigando la vida de Alfonso XIII, mientras me documento para escribir un libro sobre mis abuelos, verdaderos artífices de toda una saga familiar y con unas vidas ricas e intensas. El necesario rigor para establecer líneas de tiempos y fechas, me llevó a indagar en la vida de un Rey que, para mi sorpresa, dio muestras de espíritu noble a pesar de que la historia nos ha hurtado fragmentos de su vida, imprescindibles para entender la misma historia.


Si me lo permite, ¿qué relación tuvo su abuelo con Alfonso XIII?


Foto4 JC Ayuso

No llegué a conocer personalmente a mi abuelo, monárquico convencido, pero tengo entendido que siempre decía que había entrado al Escuadrón Real a la vez que el Rey, no olvidemos…, único rey de la historia desde la cuna. De esta forma don Francisco Fernández Urrutia, padre de siete hijas, entre ellas mi madre, sirvió a las órdenes de Alfonso XIII de 1902 a 1906, más o menos. 


¿Mantuvo su abuelo alguna relación con la Oficina pro Captivi?


No me consta, al menos de forma directa. Sin embargo, se entrecruzan en su vida personas como don Carlos Mendoza y Sáez de Argandoña, ingeniero de caminos y artífice del Metro de Madrid, íntimo amigo de Alfonso XIII y en cuya casa, a modo de anécdota, Su Majestad disfrutaba de las lentejas de su abuela…, el cual se relacionó en su actividad profesional con empresas que contribuyeron al desarrollo industrial de España a principios y mediados del siglo veinte, entre otras, la Fábrica de Gas de Córdoba, la cual dirigió mi abuelo durante veinticinco años. En la actualidad, el nieto de don Carlos Mendoza, de igual nombre y también ingeniero, está casado con una prima mía.


¿Cómo se enteró de la existencia del III Certamen Internacional Felipe VI de Relato Corto y Poesía y qué fue lo que le animó a presentarse?


También esto tuvo algo de casual. Me enteré cuarenta y ocho horas antes de la fecha límite en una página de internet dedicada a concursos literarios.


Me animó la oportunidad de presentar una faceta, cuasi inédita, de un monarca que no ha salido bien parado en el trato histórico. Es cierto que, como todos los seres humanos, Alfonso XIII tuvo sus luces y sus sombras, pero dio muestras de una bondad que es difícil de encontrar en personas de su rango. Por ejemplo, fue el único rey europeo que medió a favor de la familia imperial rusa al ser detenida por los bolcheviques en Ekaterimburgo. El fracaso en su intercesión con el asesinato a sangre fría de la dinastía Romanov al completo, marcaría para siempre a Alfonso XIII.


¿Es usted monárquico?


Esta misma pregunta me la hizo doña Ana Estevan, secretaria general de Cultura de la Hermandad Nacional Monárquica de España, cuando llamó para informarme del fallo del jurado, así que le responderé de la misma forma: soy una persona profundamente creyente, por tanto, de todos los sistemas de gobierno ideados por el hombre, la monarquía es el que contemplo con mayor legitimidad.


¿Cómo ha sido su experiencia con la Hermandad Nacional Monárquica de España, convocante del premio?


Foto3 JC Ayuso

Altamente gratificante, en todos los sentidos. He vivido la organización del certamen a cargo de doña Ana Estevan, perfecta en todo momento. Concursar mediante seudónimo y plica es una garantía de imparcialidad. La importancia del evento y la ceremonia de entrega de premios quedó subrayada por la cercanía y cordialidad de los anfitriones que fueron capaces de crear un acogedor clima en el que me sentí como en casa. Además, algunas de las palabras que escuché en los discursos que precedieron y finalizaron el acto, se alinean de forma precisa con valores en los que he sido educado y defiendo.


Por otro lado, la cobertura informativa que ha recibido el certamen, me parece un interesante reflejo de su calado intelectual.


¿Ha participado en otros concursos literarios?


En realidad, éste ha sido el primero (risas). Imagínese, presentar una obra y ganar el primer premio de relato…, no ocurre todos los días. Ha sido una agradable sorpresa.


Pero usted tiene obra publicada…


Efectivamente. El año pasado publiqué una novela y un libro publicitario orientado a mis alumnos de los Grados de Fotografía y Bellas Artes de la Escuela Universitaria TAI. Mi recorrido literario es breve pero intenso.


Imagino que como profesional de la comunicación habrá escrito bastante en su vida, pero, ¿qué le llevó a la literatura?


En cierto modo, la enfermedad. En 2015 me diagnosticaron Miastenia Gravis, un raro desorden neurológico que afecta a los músculos impidiendo su funcionamiento. Cuando pasas meses sentado sin poder moverte, te replanteas la vida.


Me gusta decir que la Miastenia Gravis se convirtió en la perturbadora inspiración necesaria para escribir…

Sin embargo, gracias a los médicos y enfermeras del Hospital Universitario La Paz, he recuperado una parte de la autonomía que roba esta enfermedad.


Háblenos de su novela. CON VARA DE HIERRO es el título, ¿verdad?


Así es.


Al leer la sinopsis en internet, parece que relaciona algunas conspiraciones con la Biblia. ¿No es esto la fórmula de algunos best-sellers de moda?


La primera parte es correcta, la segunda no. Me explicaré mejor. CON VARA DE HIERRO condensa la investigación de casi diez años sobre algunas de las entidades que manejan el poder en la sombra. Su protagonista principal, el periodista Hernán Egea, cree que existe una conexión entre el denominado Nuevo Orden Mundial y el único libro de la Biblia que está por cumplir, el libro de la Revelación de San Juan o Libro del Apocalipsis.


Un best-seller rara vez cuenta con una investigación tan extensa. Como suelo decir, el libro está escrito como un trepidante thriller en clave de ucronía espiritual. Quien lo aborde como novela de misterio, disfrutará con las peripecias de sus protagonistas. Pero los más curiosos obtendrán numerosas pistas para profundizar en los temas tratados, gracias a su estilo de realidad aumentada.



Foto2 JC Ayuso


Sin intención de desvelar el misterio ¿por qué el Libro del Apocalipsis, precisamente?


Cuando uno lee el libro del Apocalipsis por vez primera se queda sobrecogido. Un castigo de proporciones épicas parece aguardar a la humanidad al final de los tiempos, sin embargo…., esto no cuadra con el pacto que Dios hizo con Noé tras el diluvio universal, al asegurarle que no volvería a castigar a la humanidad…


¿Entonces..?


Hernán Egea maneja una hipótesis: nos encontramos en el primer momento de la historia en el que el ser humano dispone de tecnología para replicar todos y cada uno de los fenómenos descritos en el Libro del Apocalipsis, por tanto, ¿y si los eventos narrados en el Apocalipsis estuviesen en realidad provocados por la mano del hombre?


Me ha dejado intrigado…


¡De eso se trata! (risas).


¿Dónde se puede comprar?


Está a la venta en amazon.es, aunque quien lo desee puede acceder a mi web juancarlosayuso.com para leer su sinopsis y descargar gratis el primer capítulo.


Don Juan Carlos, agradecemos su tiempo y cordialidad por atender a El Monárquico. Ha sido todo un placer.


El placer ha sido mío. Muchas gracias a su periódico.




Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico













Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.