domingo, 16 de diciembre de 2018, 09:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Ellos

|



Ellos



InmaFuentesBallesteros

La primera vez que le vio, ella estaba sentada en un banco de un parque pasando la tarde del Domingo junto a una amiga. Él pasó por delante y saludó.


-¿Le conoces? :preguntó ella.


- Si, va a mi clase: respondió su amiga.


Pasaría casi un año hasta que volvieran a coincidir, en esta ocasión en el Instituto. Los dos cursaban Bachillerato aunque en aulas distintas.


A partir de ese día no dejarían de hacerse los encontradizos. Esperaban verse en los cambios de clase, en el patio, en el autobus. Cualquier momento era bueno. Empezaron a quedar en un lugar un poco apartado del patio del Instituto para comer, hablar de sus cosas y, no pocas veces intercambiarse los bocadillos.


Empezaron a diseñar un futuro juntos y a ponerlo en marcha.


A pesar de su juventud y de todas las voces en contra, siguieron adelante con su decisión de comenzar su vida en común llegado el momento.


Las emociones eran muy diversas y fuertes. Sentian miedo, preocupación, incertidumbre, pero también, muchas ganas, muchisima ilusión y un Amor inconmensurable que los demás no parecian entender. Con todas ellas forjaron unos sólidos cimientos que pensaron serian buenos para sostener su Proyecto.


Tuvieron la oportunidad de vivir situaciones de todo tipo, desde las más felices hasta las más duras pero, eso no hacia más que fortalecer su relación.


Sólo necesitaban una mirada para entenderse perfectamente, aún así, podían pasar horas conversando, pasando de un tema a otro sin darse cuenta del tiempo, del mismo modo que podian estar juntos sin apenas decir nada, simplemente disfrutando de su propia compañia. Este Proyecto dió unos frutos que son su mayor orgullo y alegría y al mismo tiempo sus desvelos y que aún hizo más fuerte su unión. Ahora vuelven a ser dos aunque, a veces, es dificil definir donde empieza uno y donde acaba el otro. Vuelven a disfrutar de ser pareja. Han pasado unos cuantos años y sus cuerpos han cambiado pero ellos no. Se siguen buscando, redescubriendo el uno al otro, ahora con más calma, con más dedicación, con ilusión y con ganas.


A veces tengo la suerte de verlos pasear cogidos de la mano, como siempre.


A veces tengo la suerte de ver como se miran ....


A veces tengo la suerte de .....ser ELLOS.


Treinta y siete años han pasado desde que se cruzaran por primera vez, sus miradas y sus mentes. Otros treinta y siete años más pasarán y no serán suficientes.



_______________________________________

Autora: Inma Fuentes Ballesteros



















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.