domingo, 21 de octubre de 2018, 23:14
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Los manuscritos de Qumrán

|



Manuscrito de Qumran1Observando uno de los manuscritos en el Santuario del Libro de Jerusalén. Foto: FDI



FranciscoJ.Tostado Costa noroeste del mar Muerto, enero del año 1947. Un pastor llamado Jum’a, persiguiendo una de las cabras extraviadas que pastoreaba junto con sus dos primos, Khalil y Mohammed ed-Dhib, entre las abruptas montañas rocosas de la zona, encontró una cueva que escondía un tesoro en su interior. No era oro, plata ni siquiera una simple figura de bronce antigua pero, con los años, resultó ser el descubrimiento arqueológico bíblico más importante del siglo XX, los manuscritos del mar Muerto. Durante la fría noche del desierto los jóvenes pastores, al no ser conscientes de su importancia, usaron los pergaminos para avivar el fuego que habían prendido para poder calentarse y días después, extrajeron varios fragmentos que fueron malvendiendo en los anticuarios de Belén.


Transcurridos unos años, la Escuela Americana de Investigación Oriental se dió cuenta de su antigüedad y posteriormente William F. Albright anunciaría que los rollos pertenecían al período entre 250 a.C. y 66 d.C.


En excavaciones posteriores de la zona, se descubrieron diez cuevas más, acumulando miles de fragmentos y recomponiéndose más de ochocientos rollos escritos en hebreo, arameo y unos pocos en griego. Los documentos correspondían en su mayoría a escritos del Antiguo Testamento, algunos hacían referencia a la comunidad esenia y otros a textos religiosos intertestamentarios. Eran, por tanto, los manuscritos bíblicos más antiguos jamás descubiertos hasta ese momento. Los manuscritos de Escrituras Hebreas más primitivos eran copias de los siglos IX-X d. C., de un grupo de escribas judío llamado los Masoretes, pero los descubiertos ahora eran…¡de mil años antes!.



Manuscrito de QumranEl Rollo de la Guerra , que se encuentra en la Cueva de Qumran 1. Foto: Eric Matson 


Pero, ¿quienes los escribieron?


Tras el descubrimiento, los arqueólogos desviaron su atención a unas ruinas cercanas a las cuevas, en Qumrán. En la actualidad no hay ninguna duda de que sus pobladores, los esenios, fueron quienes los escribieron. Era una secta judía que vivían en comunidad y alejada del resto. Pasaban los días trabajando, estudiando y meditando. Todos ellos tenían un absoluto respeto por la Ley de Moisés, aunque rechazaban el culto del santuario de Jerusalén tal como lo practicaban los sacerdotes. Practicaban sus propios cultos en las cuevas de la zona -a modo de sinagogas- y se preparaban para el inminente fin del mundo. Los escribas de la secta reunieron una fabulosa biblioteca, con libros de la Biblia, escritos sobre sus orígenes, sus reglas de comunidad, himnos y obras de piedad, y todos compartían sus bienes y las comidas. Tras la Gran Revuelta Judía del año 66 d. C. y, la atroz represión a la que fueron sometidos por los romanos, los esenios escondieron todos sus pergaminos en las cercanas cuevas del mar Muerto hasta que fueron descubiertas por nuestros jovenes protagonistas accidentales Jum’a, Khalil y Mohammed.


A raíz de las investigaciones posteriores de los escritos se empezaron a plantear numerosos interrogantes: ¿Hasta dónde llega la influencia de los esenios en el primitivo cristianismo? ¿Juan Bautista perteneció a dicha secta? ¿Jesús pudo pertenecer a ella? Algunas de estas preguntas ya tienen respuesta aunque otras todavía siguen sin ella.


__________________________________

Autor: Francisco Javier Tostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología

Escritor, amante de la historia y bloguero

http://franciscojaviertostado.com















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.