martes, 25 de septiembre de 2018, 19:11
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El agua del Ganges

|





Miguel AdroverAquel viejo Brahman, sabio como nadie, estaba hablando con sus discípulos. Aquel día les estaba explicando la grandeza del Ser Supremo, y que todas las cosas, incluso los seres humanos, formaban parte de Él.


En sus explicaciones les decía. -De igual forma que el Ser Supremo existe en sí mismo, también existe dentro de cada uno de nosotros.


En eso que uno de los discípulos le replicó. -Pero maestro, ¿cómo podemos ser nosotros como el Creador cuando Él es tan inmenso y poderoso?. Infinitos universos forman parte de Él, nosotros no somos más que ínfimas partículas.


El sabio, sin impacientarse con el joven discípulo, lo envió hasta el río Ganges a buscar un vaso de agua.


ElAguadelGanges

Y así lo hizo aquel joven. Fue hasta el río, cogió un vaso de agua y se lo llevó al maestro.


Cuando el sabio recogió el vaso, lo examinó detenidamente y devolviendo el vaso al discípulo le dijo: -Te he pedido agua del Ganges. Esto no puede ser agua de aquel río.


-Claro que lo es, acabo de recogerla del río hace unos momentos.


-Pero, en el Ganges hay peces, tortugas, vacas que están bebiendo, ranas en zonas poco profundas; en sus orillas hay Gaths donde los fieles se bañan y hacen sus abluciones. Esta agua no puede ser del río sagrado.


-Claro que lo es-, insistía el discípulo, -lo que pasa es que es tan poca agua que no puede contener ni peces, ni tortugas, ni vacas, ni devotos.


-Tienes razón-, contestó el sabio.­- Ahora devuelve el agua al río-, añadió.


AguadelGangesCuando el discípulo hubo devuelto el agua al río, volvió donde estaban todos reunidos. Allí le estaba esperando el viejo Brahman, y mirándole a él sin esperar respuesta le preguntó:


-¿Es que ahora no vuelven a coexistir en esa agua todo lo que te dije? ¿Es que ahora no vuelve a compartir esa agua peces, ranas, tortugas, devotos o vacas? Entonces, aceptemos que cada persona es como el agua dentro del vaso. Somos uno como el Ser Supremo, pero existimos de forma limitada y por eso parecemos diferentes.


-Cuando has devuelto el agua al río, ésta, de nuevo, ha compartido todo lo que tiene el Ganges. En el vaso, era agua del Ganges, ahora vuelve a ser Ganges. Por eso, cuando tú lo entiendas, comprenderás que eres parte de Él.

Entonces aquel anciano sabio hindú dejo escrito:


“Hasta en una brizna de hierba habita el Alma Universal”.



_______________________________________________________________

Texto: Extracto del libro Cuentos de Sabiduría de Miguel Adrover Caldentey


Fotos: Miguel Adrover Caldentey 
























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.