martes, 25 de septiembre de 2018, 02:02
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El secreto de Burbuja

|


____________________________________________________________________________________________________


Marta de seis años dibujante, Xavier Eguiguren papá escritor, están realizando juntos un proyecto llamado "pinta mis dibujos papá".


Marta hace un dibujo, y papá escribe un cuento con ese dibujo, lo leen y si es aceptado por Marta, se integra en el proyecto que concluirá con la publicación de un libro infantil a finales de año.


Referir que docentes del colegio Loyola de Oviedo han solicitado poder utilizar nuestros cuentos para ser leídos a los niños de infantil, al tiempo que nos comunican que cuando termine la edición de nuestro proyecto será utilizado en ese centro anteriormente referido. Marta muy orgullosa y yo más.

____________________________________________________________________________________________________




                                                El secreto de Burbuja. Dibujo de Marta Eguiguren 




Xavier EguigurenCuidado que vienen, si nos encuentran ya nadie podrá evitar que desaparezcan todos los unicornios del planeta. Burbuja agáchate, decía el abuelo unicornio; agarró a la pequeña, y los dos se hicieron una bola escondidos detrás de ese enorme tronco seco, tirado y olvidado en lo más profundo del bosque de una isla llamada Sumatra.


Burbuja, es el nombre de la pequeña unicornio, una bolita que temblaba de miedo agarrada muy fuerte a su abuelo. Intentaré pensar en cosas bonitas, ¡uy!, ahí volvían de nuevo esos hombres que caminaban en fila, buscaban y buscaban, llevaban unas lanzas largas y unas armaduras brillantes.


La pequeña unicornio, para olvidarse del miedo que producía el ruido de los pasos cercanos, recordaba que le encantaba dibujar bebés de humano, pintaba ojos de varios colores, azules, verdes, negros, y marrones; los que no tenían pelo en la cabeza, eran casi tan guapos como los pequeños unicornios que vivían en Unicornia.


¿Cómo, que no sabéis dónde está Unicornia?, claro, es nuestro secreto, no queremos ser descubiertos. ¿Vuestros papás creen en los unicornios? Puede que nos hayan visto en sus sueños, ¿os han dicho que nuestro cuerpo es blanco?, ¿la cabeza de color rojo?, y que tenemos los ojos azules oscuro. De la frente nos sale un cuerno mágico.


Mamá y papá han sabido guardar el secreto, nuestro secreto mas antiguo, si algún brujo malvado descubriera donde vivimos seguro que ya no existiríamos.


Abuelo esos cazadores con lanzas ¿nunca se van a marchar? No van a dejar que salgamos de nuestro escondite. Dice el Abuelo que nos buscan para arrancar nuestro cuerno. Veo como se acercan, nos van a descubrir, Abueloooo nos van a arrancar el cuernoooo.


El bosque se oscureció, y un gran trueno se escuchó tan cerca que obligó a esos cazadores de cuentos de unicornio, a taparse los oídos. Detrás de un tronco seco en una isla llamada Sumatra, aparecieron dos rinocerontes, uno muy grandeeee, le acompañaba otro pequeñito; tranquilamente pasaron por delante de esos hombres ladrones de sueños y fantasías, quienes se quedaron mirando con la boca muy abierta, no son unicornios gritaron muy alto, ya está, no existen los unicornios, nos vamos.


La magia existe, Burbuja y su abuelo se habían convertido en rinocerontes cada uno con un cuerno en la cabeza, y así guardarían el secreto para siempre. Desde entonces cada vez que están a punto de ser descubiertos, esos fantásticos seres llamados unicornios se transforman en unos animales con una gran cabeza parecida a la de los cerdos, mantienen su cara pegada al suelo, y se divierten revolcándose en el barro. ¿Sabéis a que animal me refiero?.


Niños, si veis un rinoceronte, puede que sea Burbuja, ¡ah!, y Unicornia está al final de los diez mil arcoíris.


¿Me guardáis el secreto?



____________________________

Autor: Xavier Eguiguren

Dibujo: Marta Eguiguren





















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.