martes, 23 de octubre de 2018, 02:36
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Entrevista: D. José García Peñalver, director de la revista ENKI

|


                                           D. José García Peñalver, director de la revista cultural ENKI



Miguel Adrover

Si algo compartimos con la cabecera de la Revista ENKI es la defensa de unas ideas e ideales que creemos son los adecuados para que España siga creciendo como pueblo y nación. En todo lo demás, formato, temática, y sobre todo, manera de llegar al lector estamos a años luz.


ENKI es una revista de publicación trimestral en papel, con una edición muy cuidada, soberbia me atrevería a decir, con reportajes temáticos de extrema actualidad, con entrevistas e invitados de primer nivel, y cuyas portadas siempre están protagonizadas por personajes muy conocidos por el gran público.


Pero coincidimos en el mensaje positivo, en el mensaje de unión, en creer que España es algo más que una piel de toro. Además de haber iniciado desde hace varios meses una especial colaboración de hermanamiento, aprovechando que su director es Comendador de la H.N.M.E.


Y para conocer un poco más el mundo de ENKI desde dentro, que mejor que entrevistar al director de la misma, don José García Peñalver.


Lo primero, don José, agradecerle que nos haya permitido acercarnos hasta su revista, para conocerla mejor, y lo segundo, rectifíqueme usted cualquiera de las cosas que digo en la entradilla de esta entrevista.


Es un placer ser entrevistado por el director de una publicación tan prestigiosa como El Monárquico. Conforme con lo que expresa, Miguel. Gracias, por sus palabras de apoyo y reconocimiento. 


Después de estas palabras, me gustaría fuera usted mismo quién se presentara a nuestros lectores. ¿Quién es José García Peñalver?


Ejerzo de Psicólogo Clínico y Psicoanalista. En el año 1996 fundé el Gabinete Psicoanalítico Palma que dirijo hasta la momento presente; un centro de atención clínica, de divulgación y formación en psicoanálisis. Un espacio pionero que era muy necesario en Mallorca. Y, desde el año 2011, soy también el editor y director de la revista cultural que lleva por nombre ENKI, como el antiguo dios sumerio. Un proyecto cultural exquisitamente comunitario, parafraseando al Dr. Sigmund Freud.


No será fácil poder llegar a que cada número cuente entre sus páginas a personajes de tal alto nivel como los que estamos acostumbrados a ver. El chef Pepe Rodríguez, Los Morancos, Pitingo, Loles León, Rafa Nadal, Mario Conde, David Salom, y podríamos citar a muchos más, ¿cómo lo consiguen?


Sí, son muchas las personalidades destacadas y célebres de distintos ámbitos a la que hemos tenido el gusto de acceder y entrevistar. Basta con detenerse en las portadas. Son muy variadas; por mencionar solo a los protagonistas del mundo del deporte contamos con la élite: Carlos Moyá, David Salom, Fernando Alonso, Toni y Rafa Nadal o Alba Torrens. La verdad es que lleva su trabajo poder mantener este nivel al que hemos acostumbrado a nuestros lectores. ¿Qué como lo conseguimos? Supongo que se debe a varios factores: quizás a la ilusión y el esmero que ponemos, a la profesionalidad y buen hacer de nuestros colaboradores más directos entre los que contamos con dos relaciones públicas y comunicadoras extraordinarias: la actriz, cantante y compositora Caterina Ross y la actriz y presentadora de TV, Vanessa H. Rado. Por cierto, esta última también miembro de la Hermandad Nacional Monárquica de España. Y, por otro lado, es indudable que como equipo y plataforma editorial nos hemos ganado un prestigio y respeto que trasmite seriedad y confianza.


¿Cómo es el proceso de edición de una publicación como ENKI?


De autentica locura (sonríe); un no parar. A penas hemos acabado el trabajo y mandado los archivos a imprenta para publicar, y ya volvemos a estar enfrascados preparando los siguientes contenidos: artículos, entrevistas, reportajes, promociones y concursos…, incluidas campañas de marketing cuando solemos hacer alguna presentación de la nueva edición o editamos spots corporativos para los cines y la TV u organizamos Galas benéficas como las dos últimas a la favor de la Asociación Española Contra el Cáncer o Proyecto Hombre. Ganas y motivación no nos falta. Aunque, si se me permite decirlo, la verdad es que para la envergadura y dimensión social que está tomando la revista, vamos muy justos de medios y personal, y necesitaríamos contar con alguna subvención; o, puestos a pedir, con un mecenas de esos del Renacimiento que creyera realmente en este proyecto y nos echase un cable. 


Sabemos que los lectores han cambiado, hoy en día las publicaciones analizan la franja de edad de sus posibles lectores, pero yo, que sigo con avidez cada número de ENKI, no he sido capaz de englobarla en ninguna franja, ya que encuentro que hay artículos para todo tipo de lector, puede ayudarme usted, ¿a quién está dirigida ENKI?


Sí, basta con acercarse a los contenidos del sumario: más de 40 en algunas ediciones, distribuidos en áreas como arte, literatura, diseño, deporte, salud y bienestar, medicina y psicoanálisis, política, solidaridad y crónica social…, hay donde elegir. ENKI va dirigida a quienes buscan su propio espacio de reflexión, como reza el lema de uno de nuestros último spots publicitarios. A quienes (aun) saben disfrutar de una buena lectura. A quienes creen que la cultura nos hará libres y mejores personas. Cultura, con mayúscula. Es decir, la idea sublime que tiene la UNESCO de la Cultura, donde el saber está íntimamente asociado a la etiología de su palabra latina: cultivar; cultivar los valores y el espíritu humano. Porque la cultura da al hombre la capacidad de reflexión sobre sí mismo, haciéndonos seres específicamente: autocríticos, responsables y éticamente comprometidos. Reconociéndonos como un proyecto inacabado que busca incansablemente nuevos significados y crea obras que lo trascienden.


Así que respecto a la edad, claramente, es para persona adultas. No es apta para menores: fundamentalistas, radicales, extremistas, populistas, demagogos, separatistas... y todos aquellos que andan liados en el resentimiento y la confrontación social.


                                                                                  Gala solidaria ENKI


La prensa española y mundial se queja de que el papel está viviendo un momento muy delicado, basta ver la desaparición de Interviú, una de las cabeceras de referencia durante años en nuestro país. ¿Cómo se puede superar este problema?


No sabría que responderle, Miguel; no me animo a verlo como un problema. Es cierto que el papel está perdiendo su hegemonía. Los tiempos cambian. Igual hay que ir pensando en adaptarse en términos de calidad y no tanto de cantidad en cuanto a las publicaciones impresas. Por otra parte, los clásicos nunca mueren, del todo. El papel tiene algo especial: delicado y seductor, que posiblemente lo hará sobrevivir entre sus más fieles seguidores. El problema sería que a medida que cae el papel, decayese con él también la lectura. 


Su señora y usted ingresaron hace unos meses en la Hermandad Nacional Monárquica de España, por lo que ustedes mismos demostraron claramente su respeto por la Familia Real, y al mismo tiempo dejaron claros los ideales que defienden, ¿no es tener mucho coraje estando al frente de una publicación como ENKI?


Nos sentimos orgullos pertenecer a tan noble Asociación y compartir sus valores. Y les estamos muy agradecidos por sus detalles y atenciones. En los momentos que nos ha tocado vivir, lo mejor es definirse. Y hacerlo sin ambigüedades, temores ni complejos. Esto ayuda a que muchos indecisos adopten una posición firme en cuanto a sus tímidas convicciones. Hay una mayoría silenciosa en este país que quizás hasta ayer ha pecado de prudente. La misma que sentada en sus casas frente al televisor ha visto asombrada como la incongruencia puede alcanzar cuotas peligrosamente insospechadas. La ignorancia es muy atrevida. Y cuando se suma a la ruindad moral, es terriblemente peligrosa. Así que no está mal recordar de vez cuando lo obvio: ni todo vale ni todo está permitido. No todos son derechos ni cualquier ocurrencia se convierte en cuerpo de ley. La civilización se sustenta a base de pactos y tiene sus propios mecanismos para modificarlos y progresar de forma adecuada.


El proyecto cultural ENKI comenzó a tomar cuerpo cuando aburridos y cansados de las mismas tristes canciones de siempre, dijimos “¡basta!”. Cuando empachados de tanta crítica improductiva y de la irresponsable y mezquina costumbre de echar las culpas a los demás por sistema de todo cuanto pasa y nos sucede, alzamos la voz desde el fondo de nuestros corazones y con un enérgico “¡se acabo!” decidimos pasar a la acción haciéndonos oír a través de la escritura. Estamos convencidos de que ella es la mejor embajadora para ayudar a construir una realidad mejor y más justa para todos. Sabemos que no de cualquier manera se produce el cambio: no sin antes cambiar uno mismo. Solo así: uno a uno, mediante nuestro propio desarrollo y crecimiento (personal), el mundo se transformará para bien.


Siguiendo con la misma cuestión, y sin querer ponerle en un compromiso, ¿qué opinión tiene de la posición de nuestro Rey en el conflicto catalán?


Sin lugar a dudas tenemos un Jefe de Estado del que poder sentirnos orgullosos. En relación al conflicto catalán creo que ha actuado con determinación y claridad. Sobre temas tan importantes como la soberanía nacional no puede haber ninguna lectura ambigua, y el Rey lo ha expresado con acierto y brillantez.   


                                D. José García Peñalver y Miguel Adrover, director de El Monárquico


Don José, ha sido un autentico placer compartir estos momentos con usted, y seguiremos colaborando. Le dejo que sea usted quién se despida de nuestros lectores, mientras, yo voy a seguir hojeando su revista.


Igualmente. Sí, claro, seguiremos colaborando. Pues ya que me cede tan gentilmente la palabra, aprovecho: queridos lectores de El Monárquico, quienes están obsesionados con la idea de romper España, hoy difícilmente podrán entender que vivimos en el siglo de la unión y la solidaridad, no del provincianismo de la fragmentación. Ausentes, desconectados de la realidad en su mundo de fantasía, apresados en el discurso trasnochado y caduco de la división, arrastrados hacia el absurdo de la nada, dudosamente prestarán atención a otros; a otros que no estén basados en el recelo, el victimismo o el deseo de venganza. Pero, ¿y mañana?. ¿Quién dice que cuando sus mentes dejen de estar presas de esa agitación descontrolada y sus almas más serenas, el discurso universal de fraternidad y hermandad no calará también en sus corazones?. Con la esperanza de que así sea, me despido de ustedes deseándoles lo mejor. 



Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.