lunes, 19 de febrero de 2018, 20:36
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

"Difama, que algo queda..."

|



Toison de oro




Miguel Adrover

Casualidad, premeditación, conveniencia, inconsciencia, incultura, o sencillamente mala leche.


No puedo contestar, pero si puedo decir que estoy convencido que difamar gratuitamente a la Familia Real, es un deporte que juegan en primera división alguno de los políticos que actualmente nos representan en el Hemiciclo, aunque no sé bien si en el hemiciclo español o el venezolano, donde me parece que ellos se encuentran más a gusto.


Quizá a estas alturas ya se esté preguntando, querido lector, a que viene todo esto, pues muy sencillo, todavía le estoy dando vueltas y no encuentro explicación alguna a que uno de los “líderes” políticos, y además, cabeza visible de uno de los cuatro partidos más votados en las últimas elecciones generales, pueda ir declarando, con cara de nunca haber roto un plato, que el Rey, por hacer una gracia a su hija, la Princesa Leonor, le haya regalado un collar de 50.000 euros, cuando los demás padres nos las vemos y deseamos para llevar un plato de sopa a la mesa. Y se queda tan ancho.


Estas declaraciones, del todo incendiarias, pronto tuvieron eco en los medios afines, y sobre todo, (qué extraño) en los noticieros venezolanos, en los discursos inapropiados e inadmisibles de su Presidente, y en el Diario Clarín de Argentina, entre otros medios llamados “revolucionarios”.


Todos estos medios se hicieron eco de estas declaraciones, dando a la noticia una repercusión como si en nuestro país hubiera habido una revolución proletaria contra S.M. el Rey Felipe VI criticándole en las calles este dispendio, más, cuando según ellos, nuestro país está sumido en una especie de ruina.


Y lo que es peor, a nadie se le ocurrió buscar información, rebuscar un poco,(que no es difícil) el significado de dicha imposición a la Princesa Leonor, como se otorga, por qué se otorga, a quién se otorga.


He leído barbaridades tan irracionales como que la Familia Real española dispone de 12.000 Toisones de Oro valorados en 65.000 dólares cada uno. O que la imposición fue para cumplir un capricho de la Princesa. Para que no crean que me estoy inventando lo que estoy escribiendo, aquí les dejo algunas de las perlas que publicó el Diario Clarín “Ayer, el rey de España, Felipe VI (que posee la condecoración, igual que su padre, el también rey Juan Carlos), le entregó la condecoración, no a un científico, no a un intelectual, no a un héroe. Se la otorgó a su hija, la princesa Leonor, que tiene 12 años”, o está otra, “Y hay revuelo en España. Por el costo del collar, que vale 65.000 dólares, y por el mérito nulo de la nena de 12 años, a no ser la portación de apellido”.


Si señores, estas son las consecuencias que nos lleva que uno de nuestros “eminentes políticos” que enarbola el lema de que tienen que asaltar las calles, haga declaraciones como esta; "hay algunos que lamen las pisadas del Rey, hincan la rodilla y lo felicitan por regalar un Toisón de Oro de 65.000 dólares a una niña de 12 años, mientras millones de ciudadanos sufren pobreza energética, tenemos las mayores tasas de desempleo en la UE, hay devaluación de salarios y se vacía la caja de las pensiones".


En mi niñez, cuando mi madre me pillaba en alguna mentira, siempre decía que tendría que lavarme la boca con lejía, pues considero yo, que después de estas declaraciones, más de uno debería lavarse y enjuagarse la boca con lejía.


Solo les diría a estos señores que hablan, critican, mienten y difaman gratuitamente sobre todos y cada uno de los actos que realiza nuestro monarca, que antes de hablar tanto, se culturalizasen un poco.


Así, sabrían también que el Toisón de oro entregado a la Princesa Leonor no costó nada, ya que era el que pertenecía a su bisabuelo don Juan. Que esta condecoración es la máxima que concede el Reino de España, (directamente la Casa Real) solo equiparable a la Orden de la Jarretera en Inglaterra, la Orden del Crisantemo en Japón, el Collar de la Orden del Libertador en Argentina, o la Orden del Elefante en Dinamarca.


Que en este caso, la imposición a la princesa Leonor es el símbolo de la continuación de la monarquía en nuestro país. Que en total hay 60 ejemplares del collar, o alguno menos, ya que el que recibió el emperador japonés Akihito desapareció en un viaje del emperador a España durante el cambio de tripulación del avión que lo transportaba en Rusia. Y que el collar no queda en propiedad de quién lo recibe, ya que tiene la obligación de devolverlo a su fallecimiento.


Que fue el Rey Don Juan Carlos, en 1985, quién posibilitó que las mujeres también pudieran recibirlo, ya que anteriormente solo podía entregarse a hombres, y que a día de hoy ya son cuatro las mujeres condecoradas, la Reina Beatriz de de Holanda, la Reina Margarita II de Dinamarca, la Reina Isabel II de Inglaterra, y ahora nuestra Princesa.


También sabrían que actualmente son 18 las personalidades que tienen en su poder el distinguido collar. Pero como hemos dicho antes, del mismo modo que se entregan han de ser devueltos una vez fallezca su propietario, ya que no son hereditarios. El rey de España es el único que obsequia a quien lo merezca, ya sea por su labor o valor, y en ningún caso puede ser hereditario, por eso, una vez sus dueños fallecen, han de enviarse de vuelta a la Casa Real. El último que ha sido devuelto a la Casa Real es el que fue concedió a Adolfo Suarez.


Quizá sea también conveniente recordar que el Toisón de Oro no lleva aparejada ninguna asignación monetaria ni paga económica. Sólo premia la honorabilidad de quienes lo reciben y busca defender la idea de la caballería y la hidalguía de los honrados.


Y para terminar, dos apuntes históricos, así quizá ayudamos a culturalizar mejor a las mentes de alguno de nuestros políticos.


El Toisón de Oro nació como una orden de Caballería creada en 1430 por Felipe el Bueno, duque de Borgoña, con motivo de su boda con la infanta Isabel de Portugal, "para honrar a cuantos por sus hechos hayan sido, son y sean en lo venidero dignos de mi reconocimiento”.


La joya en sí es un collar de oro engarzado con las armas de los duques de Borgoña. Al final del collar cuelga un vellocino de oro, el mítico símbolo que persiguieron Jasón y los argonautas, por lo que representa el heroísmo y la prosperidad.


Que tengan feliz semana.



Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico





















1 Comentarios

1

Mi sincera felicitación D. Miguel por esta publicación, ya es hora que alguien alce la voz con la verdad

escrito por Maryke Nagel 11/feb/18    21:44

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.