domingo, 19 de agosto de 2018, 14:07
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Son Valls, una joya escondida en Mallorca

|



                                                Iglesia de Cristo Rey (Son Valls-Felanitx-), Mallorca




VictoriayMiguel

Son Valls es un núcleo de población rural diseminada del municipio mallorquín de Felanitx, de poco más de 210 habitantes y que ocupa una llanura de unos 9 km de extensión. Se encuentra al norte del municipio y se halla situado entre las posesiones de Algorefa, Son Ramon, lindante con los términos municipales de Porreres, Vilafranca de Bonany y Manacor.


La historia de esta pequeña pedanía, probablemente de origen árabe, se remonta a los s. XIII-XV cuando fue denominada la alquería Padrina, adquirida después (1469) por la familia Valls. A partir de ahí aparece documentada en los legajos jurisdiccionales y en el archivo municipal de Felanitx como Son Valls de Padrina, o Son Valls de Padrinas.


Existe documentación de que en 1747 dicha posesión tenía casas, bodega, dos alambiques, molino de sangre (movido por animales) y un oratorio dedicado a la Virgen del Rosario, posteriormente cedido a la diócesis y declarado público. Las tierras de la gran alquería habían sido divididas en 1565 por don Bernat Valls.


A mediados del siglo XX en la zona fue edificada una nueva iglesia (1944-55) y el antiguo oratorio pasó a denominarse popularmente la Iglesia Vieja. Unos años antes (1933) se construyó una escuela. Desde 1924 existía un convento de las monjas de la Providencia y la antigua denominación de Son Valls de Padrinas fue sustituida progresivamente por la denominación actual, Son Valls. En la actualidad tiene una población de 216 habitantes ( censo de 2013).


Desde hace años, los molinos dejaron de moler, las monjas abandonaron la población y la escuela dejo de acoger estudiantes. Únicamente la nueva iglesia, erigida en honor a Cristo Rey sigue acogiendo a los fieles cada domingo y fiesta de guardar.


Esta iglesia es una de las grandes desconocidas del entorno mallorquín y de muchos habitantes del mismo municipio, a pesar de que en su interior atesora una maravilla en forma de imágenes murales pintadas sobre el fresco que pocos, a excepción de los vecinos, conocen.


La imaginería que se puede contemplar en el ábside central y los dos laterales fueron diseñados por Mn Llorenç Bonnin i Bonnin, (Manacor 1921-2014), conocido popularmente como don Llorenç, un religioso que combinaba su sacerdocio con la pintura y escritura.



En esta iglesia podemos encontrar varias pinturas murales al fresco, las representaciones siguen modelos ya conocidos del Padre Eterno, el pueblo de Dios en forma de corderos, la cúpula de San Pedro como representación de la iglesia, la Virgen, el apostolado, el cordero de Dios y los cuatro evangelistas.


La representación de la Virgen, dicen que cuando la diseño y pintó don Lorenzo, lo hizo tomando como modelo a una sobrina del señor Toni, que era el encargado de velar la iglesia y que las ovejas que representan el pueblo de Dios también las habría pintado del natural, a partir del rebaño de ovejas del propio” l’amon Toni”.




En la actualidad los frescos, gracias a la labor de conservación y cuidado que tienen de la iglesia los propios vecinos, se mantienen de una forma extraordinaria, asombrando a día de hoy a todos los que visitan por primera vez ese templo y que no esperan encontrarse en su interior unos frescos con tanto color y belleza como los que se pueden observar desde la misma puerta de entrada de la misma. 


______________________________________________________

Texto y fotos: Victòria Cànaves y Miguel Adrover 



















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.