viernes, 1 de noviembre de 2019, 14:28
Desde
Desde
Raúl Suevos



Raúl Suevos

Los hermanos Castro, Fidel y Raúl, uno ya, deo gratias, enterrado, y el otro ladinamente escondido como secretario general del Partido comunista cubano, pero ejerciendo el poder en la trastienda en un contínuum de ya más de 60 años, en los que han mantenido a sus compatriotas sometidos bajo un estalinismo caribeño al que los intelectuales de izquierdas, en occidente, han apadrinado y justificado sin tener para nada en cuenta a las personas que padecían las consecuencias de ese yugo fraternal.

Hoy, cuando enfrentamos una amenaza nueva y global, el coronavirus, podemos observar, por los resultados a día de hoy, que los gobiernos fuertes –utilizo este adjetivo por cortesía literaria- parecen estar mejor preparados para encontrar soluciones y así resolver la situación; el golpe en la mesa de Xi Jimping en China quedará grabado de forma ejemplar en la memoria de muchos, y hoy China se puede permitir el lujo de dar consejos y apoyar con médicos y materiales a los que no hace mucho les mirábamos por encima del hombro.

El resultado fue una convocatoria de elecciones anticipada y una gravísima derrota para el partido socialista, y un partido popular con una mayoría absoluta que no supo gestionar y que solo sirvió para sacarnos de la crisis de una forma larga y penosa que algunos aún sufren.

Beatrice Borromeo es una joven italiana que lo tiene todo; pertenece a una de las familias más antiguas y adineradas de la aristocracia del país, su padre es el titular del Palazzo Borromeo en una de las islas del mismo nombre que se encuentran en medio del Lago Mayor y que son una de las grandes atracciones turísticas de la zona.

Tanto poder, la historia nos lo ha mostrado muchas veces, acaba por emborrachar, y esto parece que es lo que le ha ocurrido al señor Erdogán que en los últimos tiempos ha ido derivando cada vez más hacia posiciones legalmente incuestionables pero que le han llevado a perder legitimidad de forma acelerada, y la pérdida de Estambul y Ankara en las últimas elecciones municipales es solo la muestra de lo que puede depararle el futuro.